Camino a la otra vida

Este es un pequeño dialogo entre 2 persona, una viva que es un pariente cercano y la otra es un muerto recientemente. El texto contiene actos de habla que se pueden reconocer fácilmente.


-¿Dónde estoy? aquí hay mucha luz… ¿Chris? eres tú? qué haces aquí?- Su voz suena asustada, está en un pasillo de paredes oscuras, al final del pasillo, hay una penetrante luz blanca que enceguece sus ojos…
-Estoy aquí para ayudarte Alex…- Una persona, más o menos uno o dos años mayor apareció a su lado, con una pequeña sonrisa en su labios, lo miraba a los ojos, tomando suavemente su mano, este susurra… -Tranquilo no estés asustado hermano, yo te voy a ayudar-
-Chris, ¿donde estamos? ¡Quiero salir de aquí!- Este tomo apretó la mano de su hermano y un par de lagrimas rodaron por sus mejillas…
-Alex, ¿de verdad no lo recuerdas? –Tomo tu cara entre sus manos, lo acercó y lo abrazó un instante, luego volviendo a separarse, se sentaron en el suelo…
-Lo último que recuerdo, fue que estábamos en la casa de Ann… estaba de cumpleaños si no me equivoco ¿verdad? Su fiesta terminó a las 4 de la mañana, más o menos a esa hora tomé el auto para volver a casa…- Al escuchar sus propias palabras de su boca, se sorprendió un poco…
-Pequeño Alex…- Chris sonrío con tristeza, miró el suelo y luego volvió a buscar la mirada de Alex.. –Bueno, tomaste el auto, con unas cuantas copitas de más… -Tragó algo de saliva, doy un largo suspiro- Se que va a sonar algo extraño, quizás no lo logres entender… aún eres un niño- Lo dijo en un tono dulcemente burlesco, quedó en silencio durante unos segundos… -Tuviste un accidente automovilístico en la carretera, cuando volvías a casa, chocaste con un camión, el auto… bueno, a quien le importa el auto en verdad, tú… -suspiró- tú falleciste de manera inmediata…
Alex miraba el suelo estático, escuchaba atentamente cada palabra de su hermano mayor, con la boca entreabierta de la impresión, apretó los puños y dio un pequeño sollozo… -Chris, estoy… ¿estoy muerto?- Su pregunta sonó casi como una afirmación, Chris asintió dolorosamente y le dio unas cuantas palmadas en la espalda…
-Alex, hombre… estoy aquí para ayudarte a meditar, pensar y tomar una decisión- Alex al escuchar tales palabras lo miró algo furioso-
-Chris, ¡¿ayudarme a que?! Si ya estoy muerto, no queda vuelta atrás, no hay nada que yo pueda hacer, nada…- Tomó su cabeza en sus manos y comenzó a llorar amargamente, sus lagrimas dejaban luminosos senderos por sus mejillas, Chris trató de calmarlo, lo logró un instante y se sentó apegándose un poco más a él.
-Alex, hermanito… escúchame, yo estoy aquí para ayudarte a pasar al otro lado ¿me entiendes?- Lo miró con dulzura y acaricio tu cabeza- Una vez, yo te dije que estaría contigo siempre, jamás te dejaré solo, tú siempre estarás en mi corazón, será doloroso, tú era mi única familia en la tierra, ahora es la hora de que vayas con nuestros padres, ya llegará mi hora y nos reencontraremos allá, como familia… -La voz de Chris se tornó algo rasposa, trató de esconder su dolor con unos cuantos carraspeos, sonrío y tomó nuevamente la palabra –Estarás con mamá y papá, ellos estarán contigo, por favor… -suspiró- Camina hacia la luz…
Alex lo miró con tristeza y con lagrimas en los ojos, tomó su mano y susurro…
-¿Vas acompañarme? ¿Irás conmigo? ¿Estaremos los 4 juntos, como antes? –Las preguntas se atoraban en su garganta y miraba con desesperación a Chris-
-Calma enano…- Soltó una risita –Voy a acompañarte hasta las puertas del cielo, no podré ir contigo, aún no es mi hora, pero te prometo, que estaremos juntos otra vez, nos vamos a reencontrar- Se levantaron, caminaron de la mano hasta el final del luminoso pasillo, había unas puerta con destellos dorados y dos ángeles cuidando la entrada con sus espadas –Chris, al otro lado te espero- Su voz era ligera, tenía un tanto de normalidad y una amplia sonrisa se formó en su boca, los ángeles sacaron las espadas y le abrieron las puertas de par en par, Alex abrazó a su hermano, Chris le dio un pequeño empujón hacia la puerta, Alex pasó por las puertas, los ángeles cerraron y Chris de devolvió por el largo pasillo-

-Chris ¡CHRIS!- Una femenina voz exclamo bajo su oído… -Cielo, te quedaste dormido, tenemos que ir al velorio de Alex- Su voz era tranquila pero se podría percibir la tristeza que llevaba dentro.
Chris despertó de un salto, tenía una pequeña lágrima en su rostro, al ver la cara de su novia sonrío, se levantó y se estiró, susurro
-Perdón Alice, estaba despidiendo a mi hermano…-
Fin.