El ñandú

Conoce más sobre el ñandú, su hábitat, contextura, qué comen y cómo se reproducen.


Nombre científico: Rhea americana

¿Cuál es el hábitat del ñandú?

Los ñandúes son aves endémicas de América del Sur, encontrándose distribuidas en el extremo sur del continente siendo su hábitat específicamente las llanuras patagónicas chilena y argentina. Los ñandúes son aves que no vuelan, por lo que están restringidas a la zona ya indicada. Se piensa que en la historia evolutiva habrían divergido a partir de un ancestro en común de origen gondwánico (unión de los continentes de África y Sudamérica), a partir del cual se originaron, junto a aves no voladoras como los kiwis, emúes y casuarios, de distribución polinésica, y luego, más alejadas evolutivamente, con los avestruces, de distribución africana.

¿Cómo son físicamente los ñandúes?

Los ñandúes son aves que no vuelan, debido a la forma de su cuerpo y a sus cortas alas. En general poseen un aspecto muy similar al de una avestruz (aves con la que comparten cierta cercanía filogenética – evolutiva). La diferencia entre estas y los ñandúes radica principalmente en el tamaño, poseyendo una talla corporal comprendida entre 1.50 m y 1.80 m, siendo las hembras más pequeñas que los machos. Un rasgo característico y diagnóstico, que separa a los ñandúes de los avestruces como especie, además de la incompatibilidad reproductiva y el tamaño corporal, es la presencia de 3 dedos en las patas de los ñandúes, mientras que los avestruces poseen solo 2.  Al igual que sus parientes africanos, los ñandúes si bien no pueden volar poseen fuertes patas adaptadas a correr grandes distancias.

¿Qué comen los ñandúes?

Los ñandúes son aves omnívoras, siendo parte esencial de su dieta las semillas, granos, hierba, frutos, insectos, reptiles e inclusive micromamíferos como pequeños roedores, los cuales son capturados a través de picotazos. Presentan además especial afinidad de depredación hacia las serpientes y culebras, constituyéndose como enemigos naturales de estos reptiles.

¿Cómo se reproducen los ñandúes?

Los ñandúes son animales gregarios, es decir, viven en grupos que van desde los 20 a 50 integrantes; estos grupos se ven fragmentados al momento del celo de las hembras (hacia el otoño del hemisferio sur) debido a que los machos comienzan a competir entre sí por las hembras, excluyendo a los perdedores del grupo. El apareamiento en si se da en el invierno, siendo la poliginia y la poliandria la conducta reproductiva imperante (es decir, machos se aparean con muchas hembras, y viceversa). La exclusión competitiva mediada por los machos provoca la existencia de grupos no reproductivos formados por juveniles y machos rechazados, y grupos reproductivos donde hay apareamiento. Estos últimos comienzan la construcción de nidos excavados en zonas de poca vegetación, donde la hembra ponerá hasta 40 huevos que serán incubados únicamente por los machos, en un tiempo aproximado de 40 días.

Generalidades

Los ñandúes han sido objeto de depredación por los humanos desde hace mucho tiempo, siendo utilizadas en primera instancia como recurso cárnico por los pueblos originarios (mapuche, pewenche, entre otros) que habitaban ampliamente los sectores patagónicos de Chile y Argentina; luego fueron pieza de caza predilecta por colonos y luego turistas. Actualmente, siguen siendo cazados por gauchos al ser considerados un plato muy apetecido. Esto ha llevado a que el ñandú sea un animal “casi amenazado” desde el punto de vista de su conservación ecológica, pero no existen mayores políticas de conservación vigentes que lleven a un mayor cuidado de esta especie. También fueron animales muy venerados por los guaraníes y charrúas, aborígenes paraguayos y uruguayos, ya que consideraban que su huella aparecía cada noche en el cielo (en la interpretación dada por ellos de la “Cruz del Sur”).

Tabla resumen:

Nombre común Ñandú
Nombre científico Rhea americana
Grupo (Subfilum) Vertebrata (vertebrados)
Clase Ave
Ubicación geográfica Sudamérica, extremo patagónico austral, entre Chile y Argentina. Algunas subespecies se extienden por Argentina hacia el noreste, llegando a Paraguay y el sur de Brasil.