El pato

Conoce más sobre los patos, su hábitat, contextura, qué comen y cómo se reproducen.


Nombre científico: Anas platyrhynchos domesticus

¿Cuál es el hábitat de los patos?

Los patos encontrados frecuentemente en granjas fueron domesticados por el humano hace muy poco, en el siglo XIX, a partir de la especie originaria A. platyrhynchos. Esta domesticación ocurrió primero en China, país desde donde fueron exportados e introducidos en Europa y Estados Unidos (Norteamérica). A partir de este momento fueron comercializados a muchos países y su distribución aumentó, al ser animales capaces de sobrevivir en diversos hábitats donde se puedan desarrollar asentamientos humanos sin factores climáticos extremos. El único requerimiento que debe cumplirse para ellos es la existencia de cuerpos de agua (riachuelos y lagos) donde puedan desarrollar sus actividades diarias.

¿Cómo son físicamente los patos?

Los patos domésticos poseen conductas afables y poco agresivas, siendo esto crucial para que sean buenas aves de corral (a diferencia de su pariente salvaje, más huraño). Sus masa corporales oscilan entre los 3 a 4 kg, y presentan un plumaje casi completamente blanco, con patas y pico anaranjados y libres de plumas. Los dedos de las patas presentan membranas interdigitales que les facultan ser excelentes nadadores. El dimorfismo sexual entre ellos está dado por la sutil disposición de las plumas de la cola: los machos las tienen dispuestas hacia arriba, mientras que las hembras, hacia abajo.

¿Qué comen los patos?

En cautiverio, los patos comen pienso, un preparado especial en base a molienda de frutas, verduras y semillas, el cual es adicionado al agua o dispuesto en comederos, desde donde los patos se alimentan directamente. También son capaces de filtrar el agua donde nadan con su pico aplanado, de modo que ingieren sustancias disueltas en el agua, desde pequeños protozoos, fito y zooplancton, hasta micro y macroinvertebrados bentónicos o de vida libre en el agua.

¿Cómo se reproducen los patos?

Los patos construyen nidos en lugares secos, de manera independiente y sin intervención humana en caso de los que crecen en corrales, forrados en plumas y un poco alejados de su hábitat natural, estanques de agua. Estos nidos son ocultados con hierba que pueda crecer en la proximidad, así se protegen a los polluelos que emergen desde huevos que eclosionan al cabo de poco menos de 1 mes de incubación. Cada pata pone de 4 a 12 huevos por puesta, los que son incubados exclusivamente por esta (el macho no participa). Los polluelos nacen con un plumaje (plumón) especial, de tono amarillento, el cual cambian al cabo de unas semanas por su plumaje de adulto (por lo general, blanquecino, aunque puede poseer manchones de otras tonalidades). A las horas de nacidos, los polluelos son capaces de abandonar el nido y siguen a su madre. Es importante en los polluelos el fenómeno de improntación, el cual genera un vínculo similar al apego en mamíferos con la primera figura o cuerpo que los polluelos ven al nacer (por ende no nacen ciegos); esta figura debe ser su madre, lo que explicaría por qué los polluelos siguen de manera organizada a su madre y no a otra figura disímil luego de nacidos.

Generalidades

El pariente salvaje de los patos, A. platyrhynchos, se diferencia de su homólogo domesticado en muchos aspectos, por ejemplo su carácter, bastante hostil y arisco, su plumaje, por lo general coloreado, en tonos tornasolados, grisáceos, pardos y blanquecinos, y su distribución, exclusiva del hemisferio norte (excepto la costa este de Australia). La obtención de la subespecie de  pato doméstico a partir de estos animales más bien poco amigables fue realizada mediante cruza dirigida durante varias generaciones y selección artificial realizada en corrales, producto de la cacería de ejemplares vivos no usados para la alimentación, obteniendo así la especie doméstica.

Tabla resumen:

Nombre común Pato
Nombre científico Anas platyrhynchos domesticus
Grupo (Subfilum) Vertebrata (vertebrados)
Clase Ave
Ubicación geográfica Cosmopolita (regiones templadas), origen: China, luego introducidos en el siglo XIX en Europa y América del Norte, donde se propagan al resto del mundo.