Los peces

Conoce el mundo de los peces, su historia evolutiva, datos curiosos de su fisiología, forma de vida y diversidad de animales que forman parte del grupo.


Generalidades

Los peces son animales que habitan en medios acuáticos, ya sea en agua salada (mares y océanos del mundo) como en agua dulce (ríos y lagos). Todos los peces están adaptados a una vida acuática completa y generalmente no son capaces de sobrevivir fuera de este medio mucho tiempo (salvo casos muy excepcionales, pero que aún así no logran prosperar más allá de un tiempo muy acotado fuera de este entorno). Poseen un esqueleto interno muy fino y delicado, por lo que vulgarmente a sus huesos se les pueden denominar “espinas”, sin embargo ésta cualidad los posiciona como vertebrados. Externamente su cuerpo está recubierto de piel modifcada como escamas, las cuales actúan com placas imbricadas (superpuestas) que protegen la anatomía interna del animal y su piel. Poseen al menos un par de aletas dorsales más o menos desarrolladas que les permiten nadar en el agua, aunque por lo general exhiben también aletas dorsales, ventrales y caudales. La respiración de estos animales es por medio del uso del oxígeno disuelto en el agua, el cual obtienen por medio de un sistema de branquias ubicado generalmente hacia la región cefálica del animal. La ciencia que estudia todos los aspectos relacionados a los peces recibe el nombre de ictiología.

Historia evolutiva del grupo

La historia evolutiva de los peces se explica actualmente como un grupo parafilético, es decir, se desconoce al ancestro común que reúne a la totalidad de grupos de peces vivos y extintos conocidos. Por sí mismos, los peces no han podido ser descritos como animales miembros de algún carácter o adaptación común al grupo, por lo que han sido descritos desde lo que no poseen y que otros grupos diferentes a ellos si poseen: organismos no tetrápodos (que no poseen cuatro patas) y que si poseen huesos (vertebrados). La diversidad de peces existentes en la actualidad se establece según los siguientes grupos, descritos como Clases o Superclases, dependiendo de los enfoques y escuelas evolutivas que los analicen:

  • Agnatos: dentro de ellos se encuentran peces con un modelo evolutivo antiguo, carecen de mandíbulas y en sus representantes actuales están las lampreas y mixines.
  • Condrictios: dentro de ellos se encuentran los peces cartilaginosos, es decir, carecen de huesos propiamente tal y poseen un esqueleto formado por cartílago. Al igual que los agnatos, son un modelo evolutivo antiguo pero que no está directamente relacionado con estos desde la filogenia. En sus representantes actuales están los tiburones, las quimeras y las rayas.
  • Osteictios: dentro de ellos se encuentran los peces con huesos “verdaderos”, son los únicos que poseen un sistema branquial protegido por “opérculos”, es decir, una cerradura que recubre las branquias. Han sido subvididos en actinopterigios (peces óseos con aletas provistas de radios) y sarcopterigios (peces óseos con aletas lobuladas, a partir de ellos habrían diversificado los primeros anfibios).

Fisiología los peces

Los peces realizan el intercambio gaseoso con su entorno acuoso a través de un sistema de branquias capaz de filtrar las sales y otros gases disueltos en el agua, obteniendo el oxígeno necesario para que estos animales realicen todos los procesos metabólicos necesarios para su vida. Algunos de estos sistemas branquiales están cubiertos por un opérculo, como es en el caso de los peces óseos (los más derivados del grupo), mientras que otros carecen de opérculo y siempre tienen expuestas sus aberturas branquiales, como es el caso de agnatos y condrictios. Familias muy acotadas de peces son capaces de intercambiar aire y obtener oxígeno de este a través de su piel y/o tracto digestivo, para lo cual deben subir hasta la superficie de los cuerpos de agua que habitan, al igual que lo hacen los mamíferos marinos. El sistema digestivo está adaptado a la digestión de diversos alimentos, desde otros animales a plantas, aunque hay peces que carecen de mandíbulas (agnatos) se han adaptado a la vida parasitaria, adosándose a otros animales de mayor tamaño (no constituye caso estricto). Las diversidad de aletas que puede poseer un pez permite una amplia movilidad natatoria de estos en el agua, y la existencia de un órgano interno llamado vejiga natatoria, estructura que se hincha de aire, faculta una mejor flotabilidad del animal. El sistema circulatorio es cerrado, y crea un circuito que lleva la sangre oxigenada en las branquias hacia el cuerpo, y que gracias a un corazón es bombeada hacia estas y devuelta, una vez ha entregado el oxígeno en las células que forman parte del cuerpo.