Arquitectura Griega

Pese a las numerosas guerras, revoluciones y terremotos conocemos numerosos edificios antiguos en un estado que se puede calificar de aceptable, por lo menos de los cuales se puede extrapolar la información suficiente para analiza sus características y su evolución.


Hubo edificios públicos como templos, dedicados al culto, que fueron levantados en lugares amplios, rodeados por un espacio sagrado, que denominamos témenos, en los cuales no había un solo templo, a veces había varios, y contenía este espacio sagrado, no sólo sus respectivos altares sino otros edificios administrativos, como los tesoros, pórticos, monumentos votivos y propileos de entrada.

No sólo los templos fueron los únicos edificios públicos conocidos existieron espacios dedicados al deporte y a los espectáculos, como estadios, salas de conciertos y teatros. La vida cotidiana de los griegos se centraba en el mercado, plaza pública (el ágora), donde se adosaron baños, patios y columnatas.

Fueron importantes las construcciones funerarias, los cementerios públicos y privados. Y no olvidemos que la sociedad griega no se caracterizó por su pacifismo, evidentemente, aparecieron las fortificaciones, cuyo desarrollo dio paso a una ciencia la poliorcética.

Junto a estos edificios públicos surgen las construcciones particulares, tanto en la ciudad como en el campo.

Órdenes Griegos

Los órdenes clásicos están íntimamente relacionados con el origen del templo griego. En tiempos de Homero se conocía el templo griego plenamente desarrollado, en varios lugares como Samos, Eleusis o Esparta se han encontrado los basamentos de templos que responden a las plantas más comunes.
A finales del siglo VII a.C. se había establecido el canon del templo griego. hacia el año 625 a.C. los etolios renovaron un antiguo santuario que tenían en Thermos, Alargaron su cella y establecieron la planimetría del un templo griego posterior

Santuario de Apollo en Thermos

Sobre una base de piedra que estaba compuesta por sillares irregulares de forma más o menos cuadrangular que se denomina estereobato, se colocaba un elemento nivelador (eunciterio) seguido por una plataforma escalonada (crepidomos). En este momento comienzan las diferencias en función, esencialmente, de las columnas. Diferenciamos tres órdenes de columnas:

  • el dórico
  • el jónico
  • el corintio

Orden Dórico

El edificio se asentaba escalón estilóbato, dividido en gradas en todos sus lados, y que lo eleva sobre el terreno circundante.
La columna arranca directamente del suelo (no tiene basa). El fuste estriado de arista viva tiene éntasis en su parte central, y disminuye de diámetro hacia arriba.
Entre el capitel y el fuste hay una corona de ranuras llamada collarino.

Orden Jónico

En este orden las columnas son más altas y delgadas que las dóricas.

El fuste reposa en una pieza intermedia llamada basa que tiene dos molduras convexas toros
– una cóncava escocia
– basa llamada ática.

A veces se apoya en un pedestal cuadrado llamado plinto.

Orden Corintio

Es una variación del orden jónico del que se diferencia en el capitel y en un mayor riqueza en la ornamentación.

El capitel está formado por hojas de acanto, y por pequeñas volutas en los ángulos superiores.

También se habla de un orden cariático, llamado así por el uso de figuras femeninas (cariátides) que suelen llevar un cesto en la cabeza, y sustituyen a las columnas.