Cubismo y Surrealismo

Conoce las características del Cubismo y el Surrealismo. Además, una pequeña reseña del más grande expositor del Surrealismo: Salvador Dalí.


El cubismo

Con frecuencia, se ha indicado que el cubismo representa una revolución tan grande en las artes visuales como la que tuvo lugar a principio del Renacimiento. Apareció en 1908 por que las figuras están compuestas por cubos, con visión simultánea.

Los fauvistas habían desmaterializado el mundo pictórico; todo contacto con el mundo físico se había perdido. Los cubistas trataron de adherirse al mundo de lo existente, al mundo del volumen, pero sin resucitar cualquier forma de realismo. no pretende abolir la representación sino reformarla.

Tiene sus antecedentes en el puntillismo y Cézanne (búsqueda de orden y simplicidad), con su forma de interpretar y plasmar la naturaleza, del arte africano, etc.

Los cubistas eran realistas. Querían pintar obras figurativas, pero creían que los métodos tradicionales de representación eran falsos. Querían llegar a la verdad esencial del objeto y no sólo en el aspecto externo y pasajero. Decía Braque: “la realidad debe ser representada no mediante la imitación de las apariencias, sino por una exploración intuitiva de la realidad”. Después del invento de la fotografía, dicen, no es preciso copiar la naturaleza, es preferible crear una belleza abstracta.

No usan la perspectiva convencional , ni el color real, ni el punto de vista único ya que se multiplican los ángulos, desaparece la luz, exaltan el plano, logran la ausencia de modelado (planitud)) y simplificación, sacrifican la perspectiva y profundidad pero mantiene color, representan como los egipcios dibujan por el ángulo que es mas claro y construyen el cuadro con fragmentos, trabajan con temas reconocibles, de diversas formas pues para ellos es primero la forma como problema y luego el tema.

Cada vez les interesa menos lo anecdótico de los objetos, que se reducen a elementos geométricos. El final será una planeación geométrica de la naturaleza. No interesa ni lo bonito ni la perspectiva.

Los colores dominantes son los pardos, verdes, amarillos.

Tipos de Cubismo

  • Cubismo analítico: se descomponen los cuerpos en formas geométricas, despedazándolos y representando el espacio interior. Se caracteriza por la monocromía, siendo el color apagado.
  • Cubismo sintético: se reconstruye el objeto, pero uniendo los trozos sin orden. Se trata de dar una visión de los objetos desde diversos puntos de vista. Ello se debe al intento de estabilizar el volumen en un tiempo determinado. Se produce una revalorización de color, que aparece con tonos más variados y contrastados.

El Surrealismo

Los surrealistas creían que el hombre se había encerrado en una camisa de fuerza de lógica y racionalismo que mutilaba su libertad e inmovilizaba su verdadera personalidad. Y encontraron en las teorías de Freud sobre el subconsciente una posible guía para la liberación de la imaginación.

Manifiesto Surrealista

El año 1924 define este movimiento como “puro automatismo psíquico por medio del cual se intenta expresar, ya sea verbalmente o en la escritura, el verdadero pensamiento. Pensamiento dictado en ausencia de todo control ejercido por la razón y fuera de todas las preocupaciones estéticas o morales”. La literatura y el arte han de expresarse libremente ese rico mundo interior con sus contradicciones e incoherencias.

El pintor tenía dos caminos para plasmar ese subconsciente: el automatismo (mediante la hipnosis, pintura rápida, etc.) y la planeación de las imágenes de los sueños.

Se representa el mundo de los sueños y se concede a la realidad contemplada en el estado subconsciente e irracional más valor que a la percibida por los sentidos.
Abundan los temas sobre la vida erótica, por influencia de Freud.

Su pintura parece congelada en el espacio y en el tiempo y se muestra cargada de simbología.

Salvador Dalí (1904-1989)

Fue un extravagante e inconformista que buscó la fama y la gloria personal. Estudio Bellas Artes en Madrid, vivió en París en la época del Surrealismo, emigró a EE.UU. por la guerra civil, allí alcanzará fama y se orientará a una descarada comercialización de su obra.

Fue un gran dibujante y un extraordinario técnico, en el que se funde la minuciosidad del miniaturista con el sentido de la calidad de los maestros holandeses.

Muestra en sus cuadros seres metamorfoseados, localizados en espacios infinitos e ilimitados; mezcla lo insólito del mundo real, rechaza pintar como se ve (normas), que cada color y forma tengan varios sentidos posibles.

Sus temas son imágenes blandas, atrofias, hipertrofias, asociaciones insólitas, etc.