El Racionalismo

Conoce las características del Racionalismo. Además, una reseña sobre Le Corbusier: principal exponente de esta corriente artística.


El Racionalismo 1910 – 1930

Con el descrédito de la arquitectura historicista, solo funcionaba el modernismo y la escuela de Chicago, claro antecedente del racionalismo con sus rascacielos
Los problemas del siglo XX como el gran crecimiento de las ciudades, la aparición de edificios como aeropuertos, grandes almacenes, bloques de viviendas, rascacielos para oficinas no se podían construir con los modelos góticos, renacentistas o griegos. Surge entonces un movimiento arquitectónico tendente a la radical renovación de los procesos técnicos y de las formas en arquitectura considerada también en relación con su fines sociales – el racionalismo-. Desarrollado en Europa después de la Primera Guerra mundial propugna el empleo cada vez mas extendido de materiales y los procesos mas modernos, una ciudad sectorializada y diversificada, el hombre como objeto de atención, ya que la ciudad soluciona sus problemas pero se hace mas inhabitable por coche, ruido, angustia.

Los edificios no han de ser bellos por fuera sino habitables por dentro con una distribución racional, integrado en su entorno urbano o natural, aislado térmicamente o acústicamente, orientado a la luz solar. La arquitectura prefiere la función a la estética y ornamentación

Obras principales del Racionalismo

  • La casa Steiner: Adolf Loos prescinde de la decoración y busca edificios de volúmenes sencillos, de grandes ventanales reflejado (1910) Viena
  • La Bauhaus: escuela de arquitectura fundada en 1919 por Walter Gropius que pretende unir el arte y la ingeniería En la fabrica Fagus se pude observar fachada de cristal, estructura de vigas de hierro, techo plano.

Le Corbusier (1887-1965)

Arquitecto, urbanista y teórico suizo nacionalizado francés.

Propuso un modelo de proporción: el modulor, que tomaba como referencia el cuerpo humano.

Quiere humanizar la arquitectura, considerando la casa como unidad irrepetible con las siguientes características: la terraza jardín, las ventanas horizontales, las estructuras -pilotes o esqueletos- de hormigón, planta libre, fachada libre.

Como urbanista se replantea una nueva ciudad materializada en los siguientes principios: usos de pilotes, extensión en vertical, cada edificio debe ser autónomo y contar con sus servicios “unidad de vivienda”, suelo libre o vías de circulación independiente, sectorización. Estas ideas se manifestaron en los congresos internacionales de arquitectura moderna y en la carta de Atenas de 1931.

Obras de Le Corbusier

Villa Saboye (donde aplica sus principios), Unidad de habitación (un edificio deviviendas de Marsella), iglesia de Nª Sra. de Roncamp (muros redondeados, cubierta ascendente), Palacio de las Naciones en Ginebra, Palacio de los Soviets en Moscú.

Sus ideas fueron mal interpretadas con un resultado de casas con jardín, bloques de viviendas grandes y fríos, urbanizaciones monótonas, mala concentración de funciones, red comunicaciones ilógica e incompleta