Charles Darwin y el viaje en el Beagle

Conoce el viaje alrededor del mundo realizado por el naturalista inglés Charles Darwin a bordo del Beagle, el cual le llevó a construir una de las teorías científicas más revolucionarias: evolución por Selección Natural. 


Orígenes de Charles Darwin

Charles Robert Darwin nació el 12 de febrero de 1809 en la ciudad inglesa de Shrewsbury en el seno de una familia anglicana, a pesar de que su padre profesaba el “unitarismo”, corriente teológica que afirma la unidad de Dios y se acerca al estudio de los fenómenos naturales. Esto motivó a Darwin desde pequeño a ser un amante de la Historia Natural y a estudiar una carrera ligada al mundo de la ciencia. Por herencia comenzó estudios de medicina, los cuales abandonó por encontrarlos aburridos y poco motivantes, y se interesó más en la taxidermia y la mantención de colecciones animales y vegetales. Se acercó a la Sociedad Pliniana, grupo de eruditos que discutían sobre geología, clasificación de los seres vivos y teorías evolutivas como las de Lamarck, ante las cuales mostró cierta indiferencia. El entonces joven Darwin fue severamente reprendido por su padre, médico de formación, al ver que este se mostraba más adepto a enfoques científicos “vagos” que a una “carrera seria en medicina”, y le ordenó comenzar la preparación para transformarse en Pastor Anglicano. Ya en el proceso de formación para pastor, Darwin adquirió la afición de coleccionar escarabajos, lo que le llevó a publicar sus primeros documentos científicos. Se centró además en los estudios teológicos y logró muy buenos puntajes para convertirse en pastor. En este contexto, leyó la obra de Alexander Von Humboldt, que narraba el viaje de éste por América y sus observaciones, la obra de William Paley, que narraba cómo la creación divina estaba perfectamente adaptada desde un punto de vista biológico al mundo, y la obra de John Herschel, que narraba que el pensamiento y conocimiento debía ser construido desde una lógica observacional inductiva (es decir, cercana a los fenómenos naturales). Finalmente, y a la edad de 22 años (1831), se le propone ocupar el puesto de naturalista de la embarcación HMS Beagle, a cargo del capitán Robert FitzRoy, el cual realizaría una expedición de 2 años por la costa Sudamericana para cartografiarla. Si bien su padre se opuso férreamente a este viaje, terminó por permitir su zarpe.

El viaje del Beagle

Si bien inicialmente el viaje del Beagle tendría una duración de 2 años, este se extendió por casi 5, saliendo desde Inglaterra en 1831 y volviendo en 1836. Las labores de Darwin a bordo se enmarcaron en el estudio de especímenes en tierra mientras el Beagle y su tripulación se dedicaban a la cartografía y estudio de las mareas. Todas las observaciones de Darwin fueron registradas en su diario personal, generando así una gran cantidad de conocimiento descriptivo, además del envío de muestras de especímenes animales y vegetales colectados por él en cada punto donde se detuvo. Él estaba consciente de que no era un experto en todas las materias científicas, por lo que solicitó colaboración de varios investigadores, a los cuales iba enviando desde el lugar donde se encontraba sus muestras, generalmente hacia Cambridge en Inglaterra. Las observaciones más significativas de Darwin registradas en su diario se pueden resumir como: observación de depósitos en altura (estratos de suelo) de conchas fósiles en Cabo Verde, lo que le ayudó a comprender el proceso de formación del suelo y apoyar el trabajo de Charles Lyell, geólogo de la época; observación del bosque tropical brasileño (y rechazo a la esclavitud), descubrimiento y registro de depósitos de mamíferos fósiles en Argentina; en Tierra del Fuego participó del retorno de tres fueguinos llevados antes a Inglaterra para ser “civilizados”, entre ellos el emblemático Jemmy Button: rechazó esta experimentación y fue uno de los primeros científicos en afirmar que no existían diferencias más que culturales entre los nativos y los hombres europeos; en Chile presenció los efectos de un terremoto que le permitieron aumentar sus conocimientos de geología en cuanto a la comprensión de cómo se formaban las islas; en las Islas Galápagos (Ecuador) observó las diferentes especies de pinzones y tortugas, a las cuales identificó como diferentes producto del aislamiento insular entre las islas y entre el continente. Además de estos lugares en los cuales Darwin se relacionó directamente con los sudamericanos y su flora y fauna, visitó otros como Australia, las islas Cocos y Ciudad del Cabo.

Conclusión del viaje del Beagle: El Origen de las Especies

La información colectada por Darwin en este épico viaje le permitieron redactar en 1859 el libro titulado “El origen de las especies mediante la selección natural o la conservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida”, cuyo título resumido y más conocido mundialmente es “El Origen de las Especies”. En esta obra complementó sus observaciones con el aporte de varios eruditos de la época, entre los que se encuentra el economista inglés Thomas Malthus y el naturalista australiano Alfred Russel Wallace. Charles Darwin fallece el 19 de abril de 1882 afectado por una enfermedad crónica desconocida que implicó serios problemas cardíacos.