Isabel I de Inglaterra

La reina Isabel I de Inglaterra es una de las mujeres más poderosas en los nuevos tiempos tras el descubrimiento de América.


Primeros años

Difícil Infancia

El 7 de septiembre de 1533 nace en el palacio de Greenwich la futura Reina Isabel I de Inglaterra. Su padre el rey Enrique VIII estuvo casado con su madre Ana Bolena por 1000 días, matrimonio que terminó cuando el rey la condenó a pena de muerte por adulterio. A los tres años de edad Isabel fue declarada como hija ilegítima, por lo que perdió sus derechos de princesa. La última esposa de su padre, Catalina Parr, logró en el año 1544 que se le restituyeran sus derechos hereditarios.

Una buena madrastra

Al morir su padre en 1547  le sucedió en el trono su medio hermano Eduardo VI. Su madrastra Catalina Parr volvió a casarse, aceptando en su hogar a la todavía niña Isabel, entonces de doce años de edad. Su educación fue de primer nivel. Aprendió francés, español, italiano, griego y latín. Su educación religiosa fue en el protestantismo.

La sucesión al trono

En 1553 Eduardo VI muere siendo aún un niño de quince años. La sucesión fue compleja. Maria Tudor, la hermana mayor de Isabel, ingresó a Londres para hacerse del trono. Convertida en reina de Inglaterra e Irlanda, María cometió entonces un grave error: contrajo matrimonio con Felipe de España, heredero al trono de su país. Esto fue muy impopular. Y aunque María Tudor intentó sacar a la ahora favorita Isabel, enviándola prisionera a la torre de Londres, no pudo impedir que se convirtiera en reina. En efecto, María Tudor, absolutamente sobrepasada por los hechos fallece en 1558, sucediéndola en el trono su media hermana Isabel.

Un reinado de 40 años

El 15 de enero de 1559 Isabel I reina de Inglaterra e Irlanda es coronada. Tiene 25 años de edad.

Escocia y María Estuardo

El reinado de Isabel estuvo lleno de conflictos tanto internos como externos, de todos los cuales resulta vencedora. Debió enfrentar a Escocia, donde reinaba también una mujer, María Estuardo, pariente suya, nieta de una de sus tías. Las guerras fueron motivadas por la religión, y por el dominio territorial de Escocia. La reina María Estuardo finalmente fue hecha prisionera y ejecutada en el cadalso.

España y Felipe II

Los conflictos con España también fueron muy graves. Isabel apoyaba a los protestantes de Flandes, entonces un territorio de la muy católica España. Por otra parte dio licencia para ejercer la piratería a, entre otros, Francis Drake y John Hawking. El permiso llamado de “corsario” les permitía atacar por sorpresa a los navíos y puertos españoles. El rey español Felipe II decidió entonces atacar a los ingleses. Preparó un Armada a la que se le llamó “La Invencible“. Fue un fracaso para España, a consecuencia de la táctica inglesa de enviar pequeñas barcas incendiarias, y sobre todo al muy mal tiempo que debió enfrentar la flota española. En 1596 Sir Walter Raleigh capturó el puerto español de Cádiz. La Inglaterra de Isabel se apoderaba de los mares del mundo.

Crecimiento

Además de convertirse en una potencia económica, durante el reinado de Isabel I se produce un desarrollo cultural enorme. Pudo ser una mera coincidencia, pero es la época en que vivieron William Shakespeare y Christopher Marlowe. Su reinado de 40 años de duración fue un constante de progreso para Inglaterra.

Vida privada

Como consecuencia de una alopecia quedó prácticamente calva, por lo que es muy recordada por sus pelucas.  Isabel I aunque nunca estuvo lejos de la compañía masculina, jamás aceptó contraer matrimonio. Se dice que fue amante de Robert Dudley y quizás también de Walter Raleigh. Por siglos se ha especulado respecto a una supuesta aversión sicológica a los hombres, producto del trato dado por su padre a su madre. En su época, para el pueblo era la reina virgen. El problema fue respecto a quién sería su sucesor. La solución decidida por la misma Isabel fue inesperada: Jacobo, el hijo mayor de María Estuardo, sería el heredero al trono. La elección además servía para unir a Escocia e Inglaterra.

Muerte

No están claras las causas, pudo haber sido desde un accidental envenenamiento por el maquillaje que usaba, hasta una neumonía. Isabel I de Inglaterra falleció  el 24 de marzo de 1603 en el palacio de Saint James, Richmond, Inglaterra. Tenía 69 años de edad.