Juan Sebastián Bach (1685 – 1750)

Al hablar de música clásica es necesario y obligado mencionar a una de las personalidades musicales más trascendentes en la historia de la misma JOHANN SEBASTIAN BACH. Uno de los compositores en la historia con mayor profundidad y maestría. Bach fue el más grande maestro del Barroco, y probablemente de toda la música clásica
Juan Sebastián Bach nació en Eisenach, Thuringia, Alemania, en una familia de músicos.


Niñez y adolescencia

En 1695, Juan Sebastián quedó huerfano; el se fue a vivir con su hermano mayor, Johann Christoph, en Ohrdruf. Éste era un organista profesional, y continuó la educación de su hermano en ese instrumento, así como en el clavicordio. Después de varios años en este acuerdo, Juan Sebastián ganó una beca para estudiar en Luneberg, Alemania del Norte, y por lo tanto dejó la tutela de su hermano.

Bach encontró su primer empleo a la edad de 18 años en una orquesta de la corte en Weimar como un “lacayo y violinista”; poco después, tomó el trabajo de organista en una iglesia en Arnstadt.

Bach- el músico

Fue promovido para una posición importante – la de Kapellmeister de Weimar – en 1716; parcialmente en reacción a esta situación política, al año siguiente abandonó Weimar para tomar un trabajo como director del atrio en Anhalt-Cothen. Allí, redujo su producción de cantatas de iglesia, y se concentró en música instrumental – el periodo Cothen produjo, entre otras obras maestras, Los Conciertos de Brandenburgo.

Mientras estaba en Cothen murió su esposa Maria Barbara. Bach se casó de nuevo muy poco después – con Anna Magdalena – y continuó con su trabajo.
Despues de dirigir y componer por siete años para la orquestra del atrio en Cothen, se le ofreció a Bach el altamente prestigioso puesto de cantor (director musical) de la iglesia de Santo Tomás en Leipzig – después de ser rechazado por otros dos compositores. El trabajo era uno muy demandante, tenía que componer cantatas para las iglesias de Santo Tomás y San Nicolás, dirigir los coros, supervisar las actividades musicales de muchas iglesias municipales y enseñar latín en la escuela del coro de Santo Tomás.

Bach se mantuvo en su puesto en Leipzig hasta su muerte en 1750. El se mantuvo activo hasta el final, aún después que por problemas de cataratas lo dejaran virtualmente ciego. Su última composición musical, un preludio coral titulado “Ante Tu Trono, Mi Señor, Yo Me Mantengo”, fue dictada a su yerno solo unos pocos días antes de su muerte.

Bach fue el maestro supremo del contrapunto, fuga, composición musical, melodía, composición de cámara, repertorios para instrumento solo… la lista no tiene fin. Sus pasiones son sin duda alguna las más grandes composiciones jamás creadas para un grupo coral y orquesta. Sus trabajos en solo (para violín, y violoncelo) son de tal belleza y perfección de forma que sus secretos nunca han sido divulgados totalmente, ni siquiera por virtuosos en esos instrumentos. Sus composiciones para el teclado – las Variacines de Goldberg y El Well-Tempered Clavier, entre otras – revelan una insuperada habilidad para combinar estructuras musicales intrincadas con fuerza espiritual pura; de hecho, la mayoria de los músicos de primera apuntan hacia la maestría de estas piezas como su meta última.

Por: Carmen Mendoza Obaid
Periodista