Karl Marx y el marxismo.

Considerado como el creador del socialismo científico, Karl Marx fue un importante filósofo del siglo XIX.


Juventud de Karl Marx

El 5 de mayo de 1818 nació en Tréveris, en la actual Alemania, Karl Heinrich Marx. Muchas veces se dice que era judío, pero lo correcto es señalar que su familia se convirtió al protestantismo cuando Karl tenía 6 años. Su familia era liderada por su padre, el abogado Heinrich Marx. Sus primeros años de educación los pasó en Tréveris, pero ya salido de la educación media prosiguió en la Universidad de Bonn y después, en 1837,  en Berlín. Estudió historia y filosofía.  Su vida no solo es la Universidad, pues se integra un grupo de jóvenes de seguidores de Hegel.

Recorriendo Europa

Berlín

En 1842 comenzó a publicar una revista en que la política era tema principal. Las ideas eran trabajadas conectándolas con la situación comercial e industrial. La revista se llamaba “Rheinische Zeitung”, en alemán “La Gaceta Renana”. Marx lentamente fue cambiando su postura, alejándose de la concepción de Estado planteada por Hagel. Según Georg Hegel el Estado es la única vía para que las personas expresen su libertad. Marx escribe que ha medida que las cosas se hacen cada día más valiosas, el trabajo baja su valor, lo que se traduce en un empresario inmensamente rico y un obrero inmensamente pobre.

Matrimonio

Karl Marx en 1843 contrae matrimonio con Jenny von Westphalen. Ellos se habían conocido en Tréveris, donde acordaron casarse. Con ella tendrá siete hijos, de los cuales tres morirán siendo aún niños. El matrimonio durará hasta la muerte de ella, en 1881. Poco después del casamiento la joven pareja debe trasladarse a París. Su ideas han provocado el cierre de la “Gaceta Renana”.

París

En París publicó la “Crítica de la filosofía hegeliana del derecho”. Es la época en que Proudhon y Blanc desarrollan sus ideas, ahora conocidas como mutualistas y utópicos. También es la época en que el ruso Bakunin desarrolla las ideas del anarquismo. A todos ellos los conoció Marx. Lejos de influenciarse fácilmente, comienza a estudiar profundamente el pensamiento de Adam Smith.

Bruselas

En 1844 se reencuentra con Frederic Engels, a quien había conocido en su país. En 1845 escriben su primera obra en conjunto: “La sagrada familia”. El espíritu crítico lo lleva a ser considerado como peligroso por las autoridades francesas, siendo expulsado. Se traslada a Bruselas, en Bélgica. Allí escribe “La ideología alemana”, siempre en colaboración con Engels. Esta obra que por décadas estuvo inédita, plantea la idea materialista de la historia.

El Manifiesto Comunista

En 1847 Marx se une a la Liga Comunista, redactando con su compañero Engels el “Manifiesto Comunista”, un breve texto en que se mencionan los problemas del  mundo actual, y la solución “obreros del mundo uníos”.

Exilio permanente

A mediados del siglo XIX estallan varias revoluciones. Marx y Engels se suman a ellas, pero no tienen éxito. Pasa de Bélgica, a Francia, luego su natal Alemania, de vuelta a Francia, otra vez expulsado, termina su recorrido en Inglaterra. En Londres vivirá el resto de su vida. En 1867 publica la primera parte del “El Capital”, su principal obra, escrita en solitario. En ella explica con gran fundamento la relación de clases sociales que el mundo ha vivido. Por un lado los que solo son ricos en hijos, los proletarios, los obreros; y por otra la riqueza de los burgueses, los empresarios, terratenientes, que han acumulado fortunas a través de la historia. Según Marx la historia es una inevitable lucha de clases, que continuará, hasta el establecimiento de una sociedad igualitaria.

Marx político

Marx no solo es un teórico, también participa en las asociaciones obreras. Aunque nunca fue su líder, si tuvo importantes influencias. De hecho se atribuyé a Marx el haber impedido que el anarquismo de Bakunin se impusiera en la Primera Internacional de Trabajadores.

Muerte

El 14 de mayo de 1883, deprimido por la muerte de su esposa y una de sus hijas, muere en Londres. Tenía 64 años. Sus obras no se detuvieron, pues su leal amigo Frederic Engels se encargó de publicar las parte dos y tres de “El Capital”.