Marcel Duchamp

Ajedrecista y artista, el francés Marcel Duchamp cambió el concepto del arte para deleitar a la retina, por el concepto el arte al servicio de la mente.


Inicios de Duchamp

El 28 de julio de 1887 nació en Francia quien sería uno de los más destacados artistas del siglo XX: Marcel Duchamp. Sus inicios como artista son siguiendo el ejemplo de su hermano Gaston, quien había destacado un tanto en París. Su primeras obras son del estilo impresionista. A veces utilizaba el óleo,  a veces la acuarela o simplemente un lápiz carbón. En 1904 se traslada a vivir a París. No pasará hambre ni apreturas económicas, gracias a la ayuda de su padre.

Un artista destacado

Fauvista y Cubista

Como muchos otros, Duchamp  llevaba un cuaderno de croquis retratando la vida cotidiana de París, buscando ese elemento que lo distinguiera de los demás. Luego de hacer su servicio militar se inició en los dibujos humorísticos, que en 1907 le dieron su primera fama. Cambio entonces al estilo Fauvista, en que el color se libera de la realidad, estilo muy apreciado hoy en día pero muy poco en su época. Fue una obra de 1910, La partida de ajedrez, la que lo llevaría a la fama definitiva: ya podía exponer sin pasar por largos exámenes de los dueños de galerías.

FUENTE: es.wahooart.com/

Partida de Ajedrez. M. Duchamp 1910 Fuente: es.wahooart.com

 

París era un lugar de experimentos artísticos. Los líderes del cubismo, Picasso y Braque, influyeron fuertemente en Duchamp, él cual también ingresa a éste movimiento. Su innovación lo lleva a intentar lo que llamó la cuarta dimensión, superar la retina y ser capaz de representar la actividad mental. Eso es visible en el Retrato de Jugadores de Ajedrez. Aunque para muchos incomprensible, Duchamp expresaba su nueva concepción del arte.

FUENTE: librodenotas.com

Retrato de jugadores de ajedrez. M.Duchamp 1911 Fuente: librodenotas.com

Dadaista

En 1915 cruzó el oceáno Atlántico. Allí continuó con su nuevas ideas. Su concepto del arte se hace más complejo al pasar los años. Establece que cualquier objeto es obra de arte, siempre y cuando el artista así lo considere. No es el tema estético o academicista sino que la producción masiva, dándole un singular valor a la vida industrial como fuente de arte. Se convierte en exponente del ready-made, que traducido al castellano, a disgusto de Duchamp que no le gustaban las traducciones, se entiende como objetos encontrados, como por ejemplo, en obras de Duchamp, una rueda de bicicleta, o un urinario.

Pronto ingresó al movimiento Dada, creado poco antes en Suiza. Su idea era el rompimiento con todo lo estético establecido. Según palabras atribuidas a Duchamp, para crear no hay que saber, sino simplemente crear. Muchos consideran el dadaismo un antiarte, pues solo selecciona objetos y los exhibe. Una obra que es considerada por los seguidores de Duchamp como genial, y por los retractores como antiarte,  es El gran vidrio, en que con un lienzo transparente, el vidrio, muestra con materiales como pedazos de aluminio a hombres solteros, abajo, y una posible novia, arriba.

FUENTE: http://todosobrearte.host22.com

El gran vidrio. M. Duchamp 1915-1923. Fuente: todosobrearte.com

 

Ajedrecista

Desde la década de 1920, y hasta su muerte Duchamp se dedicó a jugar ajedrez, llegando a ser un destacado exponente de este deporte. Se sintió atraido por el ajedrez pues, según Duchamp, es sumamente creativo. Se construye, afirma él, un mecanismo a través del cual se gana o pierde. Es por lo tanto muy plástico. Aquí establece un nuevo principio de la belleza del arte: su movimiento. Duchamp plantea que las piezas estáticas del ajedrez no tienen sentido, sino hasta que entre ellas se enfrentan, se destruyen y alguien resulta vencedor. Es esa dinámica lo que da sentido al arte. Esto se reflejó en sus discos giratorios, en que describiendo espirales dan la base de lo que se conocerá después como el op-art.

Muerte de Duchamp

Aunque en 1955 había cambiado su nacionalidad francesa por la de estadounidense, fallece cerca de París el 2 de octubre de 1968. Tenía 81 años.