Takijiro Onishi

Conoce los principales aspectos de la vida del militar y creador de los kamikazes, Takijiro Onishi.


Onishi fue un militar, miembro de la Armada Imperial Japonesa que participó en la elaboración del plan de ataque a Pearl Harbor. Tras el inicio de la II Guerra Mundial creo un cuerpo de pilotos de guerra cuya misión era suicida y que fueron conocidos como Kamikazes.

Aspectos personales y militares

Takijiro Onishi nació el 2 de junio de 1891 en la prefectura de Hyogo, Japón.  Se graduó de la Academia de la Flota Imperial japonesa en 1912. Participó como piloto de la Fuerza Aérea Japonesa durante los años 30 en el conflicto con China.

Poseía una reputación de hombre impulsivo a pesar de que destacó por su capacidad en estrategia y táctica militar. Fue capaz de volar todo tipo de naves militares del arsenal militar japonés e incluso recibió formación como paracaidista y cumplió labor como instructor de vuelo.

Fue expulsado del Colegio Naval de Guerra por conductas inapropiadas para un oficial pero pudo superar este terrible episodio para su carrera debido a que ya se había transformado en una autoridad en la Fuerza Aérea Japonesa, poseyendo gran carisma, influencia y notoriedad.

Siendo capitán de la Fuerza Aérea, en 1937, solicitó mediante un memorándum que los capitales navales que serían destinados para generar una poderosa flota naval fueran derivados para conformar una masiva flota aérea, criticando la postura de hacer de los buques de guerra la principal fuerza de la Armada Imperial en Japón. En julio de ese mismo año, manifestó su oposición a la creación de una fuerza aérea independiente de la armada.

II Guerra Mundial y creación de los Kamikazes

En 1941, Onishi estaba cargo de la División de Desarrollo para la Aviación Naval donde ayudó a elaborar el plan de ataque a Pearl Harbor que estuvo a cargo del comandante Isoroku Yamamoto. En esta ocasión manifestó que los estadounidenses no aceptarían nunca negociar la paz si la guerra no se iniciaba sin una declaración. Fue reasignado como Jefe de la Flota Aérea número 11, justo antes del comienzo de la detonación de la guerra en el Océano Pacífico.

Onishi se puso al mando de la Primera Flota Aérea en las Filipinas, el 2 de octubre de 1944, bajo el cargo de vicealmirante. Fue aquí cuando desarrolló la idea del Cuerpo Especial de Ataque, que consto de un grupo de pilotos de Cazas Zero que cargaban bombas y que fue conocido en Occidente bajo el apodo de Kamikazes.

A pesar de que inicialmente no le gustó el concepto encontró que con sólo cincuenta aviones que quedaban bajo su tutela no se podría hacer nada y concluyó que no era posible otra táctica exitosa que no fuera ésta. Sus pilotos sostuvieron que siempre intentó mantener la campaña suicida, impregnándola de un ideal patriota y heroico.

La reacción del Emperador Hiro Hito ante los primeros ataques de los kamikazes, fue interpretada por Onishi como una dura reprimenda.

Suicidio

Se transformó en Vicecomandante en Jefe de la Armada Imperial Japonesa en mayo de 1945 y se suicidó durante el anuncio de la rendición japonesa ante Estados Unidos proclamada por el Emperador Hiro Hito, a la cual él se manifestó profundamente en desacuerdo.

Su cuerpo fue hallado el 16 de agosto de 1945 en pésimas condiciones  tras un intento de seppuku mediante el cual se cortó la zona abdominal y la garganta. Tras este ritual suicida, según testigos, se resistió a recibir ayuda médica o un tiro de gracia por lo que estuvo agonizando alrededor de 18 horas. La espada con la que realizó su ritual de muerte hasta el día de hoy en exhibida en un museo de Tokio y sus restos se encuentran repartidos en distintos lugares de Japón.