Autotrofía y heterotrofía

Comprende cómo los organismos obtienen la energía que necesitan para sobrevivir a partir de diversos sustratos nutricionales.


Todos los organismos requieren de energía para su sobrevivencia y reproducción, la cual obtienen de diversas formas en función de los mecanismos enzimáticos que posean de acuerdo a su historia evolutiva. Así, los organismos productores como las plantas, que se caracterizan por ser quienes permiten el ingreso de la energía desde sustratos inorgánicos como la luz solar y el dióxido de carbono hacia los ecosistemas, a través de la fijación del carbono inorgánico en moléculas orgánicas (glucosa) altamente energéticas y útiles para ellos y otros organismos, serán denominados organismos de nutrición autótrofa, ya que no requieren de la intervención de otros organismos para obtener su energía. Aquellos organismos que poseen la fotosíntesis como proceso de fabricación de biomoléculas y producción de energía serán llamados fotolitoautótrofos, ya que obtienen desde la luz solar y precursores inorgánicos sus recursos energéticos, en tanto que hay organismos como bacterias capaces de sobrevivir en medios altamente inhóspitos donde la luz solar no alcanza a llegar (ejemplo, fumarolas de volcanes submarinos) que deben recurrir a otros tipos de sustratos, estos son los organismos quimiolitoautótrofos, los cuales usan procesos químicos que no necesitan la intervención de la luz solar para su reacción. Los organismos autótrofos en general son importantes ya que todos los ecosistemas, hasta sus eslabones más altos, dependen en última instancia de ellos. Los organismos carnívoros, denominados como “depredadores tope” al ser grandes consumidores de otros organismos no están independientes a esta regla, ya que cada presa que devoran porta la energía de los autótrofos que han sido devorados por estas durante sus vidas.

Por otra parte, los organismos que se ven en la necesidad de consumir a otros organismos para poder obtener sus recursos energéticos están especializados para la depredación en pequeña y gran escala, desarrollando para ello, fruto de las fuerzas evolutivas adaptaciones a nivel macroscópico tales como garras, ganchos, dentaduras filosas, etcétera, y adaptaciones a nivel microscópico tales como baterías enzimáticas y moleculares que les permitan acceder a la energía contenida en biomoléculas que no son capaces de producir por sí mismos. Estos organismos son denominados de nutrición heterótrofa, encontrándose dentro de ellos todos los organismos del Reino Animal, Fungi (hongos) y algunas eubacterias y arqueobacterias. De manera general, los organismos de nutrición heterótrofa cuentan con sistemas de digestión que, en organismos como los del Reino Animal se distribuyen y jerarquizan en el sistema digestivo, el cual se especializa en obtener la energía y nutrientes para la sobrevida de estos organismos, en tanto que organismos de organización más simple (hongos y bacterias) poseen sistemas enzimáticos encargados de estos procesos digestivos.