Cáncer a los huesos

Te invitamos a conocer las causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento del cáncer a los huesos. Un tipo de enfermedad, que no se produce de forma frecuente, pero que se disemina muy rápidamente.


El cáncer a los huesos

Este tipo de cáncer ocurre cuando el tejido de un hueso, se ve destruido, a causa de la presencia de un tumor, que lo va apretando, ocasionándole quiebres. Cuando el cáncer óseo, no se ramifica, es decir, no aparece en otros huesos u órganos, como el pulmón o los senos; se denomina: “Cáncer de huesos, primario”; pero si, se disemina, hacia otras áreas, es llamado: “Cáncer metastásico”. Entre las causas que lo originan, encontramos las que se enumeran, a continuación:

  • Niños, que padeciendo otros tipos de cáncer, reciben radiación, como modo de tratamiento.
  • Herencia genética.
  • Personas que poseen implantes metálicos, luego de una fractura o quiebre óseo.

Tipos de Cáncer primario

Los tipos de cáncer de hueso, son los siguientes:

  1. Osteosarcoma: Se presenta en el húmero y en la rodilla. Invade el llamado: tejido osteoide. Tiene mayor prevalencia entre los 10 y los 19 años.
  2. Condrosarcoma: Se presenta, frecuentemente, en las piernas, la pelvis y en los hombros. Sucede que un tumor, invade a los cartílagos de los huesos. Estos, son los encargados de separar unos huesos de otros, con la finalidad, de amortiguar, y evitar el roce directo entre ellos. Tiene mayor prevalencia, en personas mayores de 45 años.
  3. Sarcomas provenientes de la familia de la enfermedad de Ewing: Proviene del Sarcoma de Ewing, y ataca a las piernas, brazos, pelvis y la columna vertebral. Tiene mayor prevalencia en niños y jóvenes, hasta los 19 años.

Síntomas del cáncer a los huesos

Dentro de los síntomas que rebelan la presencia de este tipo de cáncer, tenemos, los siguientes:

  1. Dolor en el hueso afectado. Todo comienza con un dolor irregular, pero con el paso del tiempo, se intensifica y se vuelve una constante, en la vida del paciente. Esto aumenta, cuando el afectado, realiza movimiento o ejercicios con el hueso enfermo.
  2. Inflamación: Se siente una masa, en el sector afectado.
  3. Fractura del hueso afectado.
  4. Pérdida de peso, sin una causa aparente y de una forma abrupta.
  5. Fatiga constante.
  6. Sensación de adormecimiento y sensibilidad del hueso afectado.

Diagnóstico del cáncer a los huesos

El diagnóstico de este tipo de cáncer se realiza de la siguiente forma:

  1. Entrevista al paciente, a fin de conocer los síntomas que presenta y algunos datos personales, que puedan resultar de relevancia.
  2. Examen físico, que consta de revisión y análisis del área afectada. Esto, con el objetivo de observar, alguna anormalidad. En este examen, el médico, tocará el hueso afectado, a fin de encontrar algún tumor y palpará los ganglios, a fin de descubrir si el organismo está luchando contra algún agente extraño.
  3. Realización de una gammagrafía ósea: Esta consiste en una radiografía, que permite observar los huesos, gracias a la intervención de un medio de contraste.
  4. Angiograma: Consiste en observar los vasos sanguíneos, mediante la inyección de un medio de constraste.
  5. Biopsia: Se realiza una biopsia, luego de extraer una muestra del tejido, que se observa dañado. Para ello, se ejecuta una operación, en la que se extrae un trozo del tumor.
  6. Tomografía:  Las tomografías, son más esclarecedoras que las radiografías, por lo que también, se aplicará una al paciente.
  7. Muestra de sangre: Este examen dará una idea al médico, acerca de si hay presencia de cáncer en otras regiones del cuerpo, debido a la presencia de mayor cantidad de glóbulos blancos.

Tratamiento del cáncer

Dentro del tratamiento, en la búsqueda de sanar esta enfermedad, se encuentran, los siguientes pasos:

1. Extirpar el tumor o el área afectada.

2. Aplicar radioterapia.

3. Aplicar quimioterapia.