Cáncer rectal o anal

Te invitamos a conocer en qué consiste el cáncer rectal o anal; sus causas, tratamiento y forma de diagnóstico.


Definición de cáncer rectal o anal

Este tipo de cáncer es muy escaso, ocurriéndole al 2 % de la población mundial, siendo las mujeres quienes más lo padecen.

El canal anal es el que comunica los intestinos, con el exterior de nuestro cuerpo y es el lugar, por el cual se eliminan nuestros desechos. Está formado por una serie de músculos que siempre se encuentran en estado de contracción, exceptuando cuando defecamos; momento en el cual, se produce la relajación de los mismos. El cáncer en esta área, se produce por una serie de protuberancias o tumores que surgen en esta zona de la piel, las que se denominan carcinomas espino celulares. Cuando este cáncer se encuentra en su momento de menor intensidad, se le llama Displacia de alto grado o Enfermedad de Bowen.

Factores que permiten su desarrollo

Los siguientes, son los factores que permiten que este tipo de cáncer se produzca en el organismo:

  1. Virus del Papiloma Humano: Las mujeres son las que adquieren este virus y les ocasiona verrugas anales y también, una serie de problemas uterinos, que si no son tratados a tiempo, pueden generar cáncer en esta zona.
  2. Tener más de 50 años.
  3. Consumir tabaco.
  4. Tener el organismo inmunodeprimido, es decir, con las defensas muy bajas. Esto puede ocurrir, después de una operación, del uso de algunos medicamentos o poseer SIDA.
  5. Padecer de heridas o lesiones anales de forma frecuente, como ocurre a quienes sufren de hemorroides de forma crónica.
  6. Haber recibido radiación en la zona pélvica, como ocurre a quienes padecen de cáncer de útero, de estómago, vejiga o próstata.

Síntomas del cáncer de ano

Entre los síntomas, que llevan al diagnóstico de esta enfermedad, tenemos:

  1. Secreciones y mucosidad al defecar.
  2. Fecas más angostas y cubiertas de sangre.
  3. Picazón en el área afectada, de forma constante.
  4. Sensación de tener un bulto en el ano.
  5. Sangrado de ano, sin razón alguna.
  6. Cambio en la digestión: pasar de defecar muchas veces al día, a estitiquez o; vice versa.
  7. Inflamación de los ganglios ubicados en la ingle.

Modo de diagnóstico

Para diagnosticar este tipo de cáncer, se realizan los siguientes pasos:

  1. Aplicación de un Papanicolau anal, para comprobar la presencia de este virus. Para ello, se introduce un elemento en esta área y se obtiene una muestra celular.
  2. Se realiza además, un examen visual, con una cámara microscópica, para conocer el estado del canal anal.
  3. Se realiza una biopsia de las muestras obtenidas.

Tratamiento del cáncer de ano

Para tratar este tipo de cáncer, se realizan las siguientes acciones:

  1. Realización de una operación, en la que se extraiga el, o los tumores.
  2. Aplicación de radiación, a fin de eliminar el avance de las células cancerígenas.
  3. Sesiones de quimioterapia, a fin de impedir el avance la enfermedad.
  4. Si con las medidas anteriores, el cáncer no retrocede o desaparece; será necesario extirpar el ano y realizar una colostomía.
  5. una colostomía consiste en exteriorizar una parte del intestino grueso, utilizándolo como órgano encargado de la defecación. La diferencia es que este trozo de intestino, no posee músculos que permitan contener las fecas, por lo que es necesario que el paciente aprenda a controlar su cuerpo nuevamente, en este aspecto.
  6. Finalmente, si el cáncer desaparece, el paciente debe realizar exámenes preventivos, cada seis meses y reportar a su médico tratante, ante cualquier síntoma que lo haga dudar acerca de su estado de salud.

Este tipo de cáncer es muy poco frecuente y es necesario tener en consideración, el cuidado de esta parte del cuerpo, mediante el uso de condón y la abstención del sexo anal.