Codominancia y alelos múltiples

Conoce casos de herencia genética donde los principios planteados por Mendel de dominancia y recesividad no operan: los fenotipos intermedios.


Los estudios de Mendel sobre monohibridismo y dihibridismo, si bien fueron un avance extraordinario y constituyen la base de la que hoy conocemos como genética moderna, no son suficientes para comprender la herencia y expresión de todos los genes. Mendel contó con mucha suerte al escoger como centro de sus investigaciones de campo a la arveja o guisante (Pisum sativa), ya que sin saberlo, esta planta presenta únicamente herencia en modos de dominancia y/o recesividad para los caracteres que Mendel seleccionó con fines de estudio. Hay genes que no actúan bajo estos conceptos de dominancia y recesividad planteados por Mendel, donde para un mismo caracter, un alelo podía dominar sobre el otro. Existen fenotipos que surgen no desde la dominancia o recesividad de un par de alelos, sino que lo hacen desde la coexistencia de ambos alelos (como el caso de heterocigosis mendeliano), e inclusive a partir de un tercer alelo. La tabla a continuación muestra una comparación de los conceptos mendelianos, con los de codominancia debido a alelos múltiples:

Genética Mendeliana

Codominancia

Genotipo

Concepto

Genotipo

Concepto

AA

Homocigoto dominante

AA

Homocigoto dominante

Aa

Heterocigoto

Aa

Codominancia

aa

Homocigoto recesivo

aa

Homocigoto recesivo

En codominancia, los conceptos de dominante y recesivo no son funcionales, ya que no hay dos fenotipos posibles en la descendencia, sino tres, siendo el tercer fenotipo el que surge en la variante heterocigota mendeliana, por lo que se entiende que son varios alelos (alelos múltiples) los que participan en la expresión de ciertos fenotipos. El clásico ejemplo de alelos múltiples corresponde a la herencia de los grupos sanguíneos en el sistema sanguíneo ABO, donde un gen llamado “I” determina la presencia de una proteína en la membrana plasmática de los eritrocitos (glóbulos rojos). Pueden haber eritrocitos con proteínas A, B, ambas, o sin proteínas. Así, los fenotipos posibles para los eritrocitos son los siguientes:

Herencia del sistema sanguíneo ABO

Fenotipo

Genotipo

Sangre tipo A

IAIA, IAI

Sangre tipo B

IBIB, IBI

Sangre tipo AB

IAIB

Sangre tipo O

I I

Al momento de realizar análisis de probabilidades genotípicas y fenotípicas en ejercicios de alelos múltiples, la única salvedad que hay que tener es considerar cual es el genotipo codominante, para no cometer el error de considerarlo como un “heterocigoto”, lo que llevaría a la desaparición de un fenotipo en la población. El resto del trabajo debe ser abordado de igual manera que en genética mendeliana (tablero de Punnet).

Si se analiza un ejemplo, tenemos que:

  • Si un hombre cuyo grupo sanguíneo en el sistema ABO es “O”, se casa y tienes hijos con una mujer cuyo grupo sanguíneo es “AB”, ¿cuáles serán los posibles grupos sanguíneos de sus hijos?

Lo primero que debe realizarse es identificar los genotipos de los padres para poder establecer los cruzamientos respectivos en un tablero de Punnet. Esto quedaría de la siguiente manera:

P: ♂ (I I)   X   ♀ (IA IB)

El tablero de Punnet sería:

P:

♂/♀

IA

IB

I

IA I

IB I

I

IA I

IB I

Los resultados expresados erróneamente con criterios mendelianos serían, para las proporciones genotípicas, 2/4 IA I (heterocigoto 1) y 2/4 IB I (heterocigoto 2). Al observar los glóbulos rojos de los hijos nacidos a partir de estos padres, tenemos que sus genotipos determinan 2 fenotipos distintos, y que la terminología de más de 1 caracter heterocigoto no existe.

Entonces, los resultados expresados correctamente en criterios de codominancia serían, para las proporciones genotípicas 2/4 IA I y 2/4 IB I, y para las proporciones fenotípicas, 2/4 (50%) sangre tipo A y 2/4 (50%) sangre tipo B.