El almendro (Prunus dulcis)

Conoce las características principales del almendro (Prunus dulcis) en cuanto a su distribución, ecología, usos por el hombre y otras características de importancia biológica.

¿Cuál es su distribución?

El almendro (Prunus dulcis) es un árbol originario de Asia, en particular de las montañas persas y mesopotámicas (región del Cáucaso, en el límite entre Europa del Este y Oriente Próximo, con más abundancia en el Lejano Oriente). Fue introducido a Europa (España) por el comercio entre estas culturas y los fenicios, y hoy se encuentra propagado en todo el mundo, siendo España y Estados Unidos los principales productores.


Generalidades

El almendro es un árbol de 3 a 5 m de altura, de tipo caducifolio, es decir, renueva sus hojas completamente durante la estación fría. Pertenece a la división Magnoliophyta, familia Rosaceae. Su tronco es recto y ramifica por sobre los 2 metros, siempre hacia arriba; la corteza del almendro es agrietada, de tonos grisáceos a pardos, siendo amarillenta cuando los ejemplares son jóvenes. Desde el tronco y ramas nacen numerosos tallos verdes, desde los cuales surgen las hojas, de tono verde claro lustroso, lanceoladas, de hasta 12 cm de longitud y delgadas, con bordes finamente aserrados. Las flores del almendro son solitarias y pequeñas, de coloración rosácea a blanquecina, pentámeras. El fruto de los almendros es de tipo drupa, de unos 3 a 5 cm de tamaño, rodeados de carnosidad de color verde pálido, pubescente (con vellosidades), en cuyo interior se encuentra la semilla, leñosa y comestible.

Ecología de la planta

Es una especie vegetal que requiere de climas templados para su prosperidad, pero que además necesita de cierta cantidad de “horas frío” para poder florar, las que son ganadas en general durante el invierno. Es una especie muy susceptible a las heladas primaverales. Requiere de suelos sueltos y arenosos, lo cual indica que puede sobrevivir con bajos requerimientos hídricos. En cultivos controlados es reproducido principalmente por injertos, aunque en medios naturales requiere de diversos agentes polinizadores, siendo los insectos los principales. Es susceptible a muchas plagas de insectos, entre las que destacan los ataques de larvas de lepidópteros (mariposas), hemípteros (cochinillas) y coleópteros (escarabajos). La explotación de esta especie a llevado a la producción de especies autopolinizantes, por lo que muchas veces ya no se requieren de distintos individuos para generar producción frutícola viable.

Importancia para el humano

El fruto del almendro es muy requerido en la producción de aceites esenciales (variedad amarga) y perfumes, mientras que las variedades dulces son requeridas para la alimentación directa. El contenido calórico de las almendras es elevado, lo que la hace un alimento indicado para deportistas de alto rendimiento o excursionistas, dada su durabilidad y reducido tamaño. El aceite de las almendras amargas es utilizado para la elaboración de aceites que permiten el cuidado de instrumentos musicales. Se le atribuyen también propiedades medicinales que van desde ser antitusígeno, regulador de la presión arterial (hipotensor) y hepatoprotector (cuidado del hígado). Se ha demostrado que posee propiedades laxantes y astringentes, por lo que es ampliamente usado como medicamento de enfermedades a la piel, como la psoriasis y la dermatitis.

Tabla resumen

Nombre común Almendro
 Nombre científico Prunus dulcis
 Distribución El almendro es un árbol originario de Asia (montañas del Cáucaso), y fue introducido a Europa gracias al comercio entre fenicios y persas, y desde allí masificado al resto del mundo, en particular España y Estados Unidos.
 Ecología (generalidades) Es un árbol de hasta 5 m de altura, con requerimientos ecológicos flexibles, ya que crece en suelos arenosos de baja irrigación y a temperaturas en general templadas, aunque requiere de cierta cantidad de horas de frío para una correcta floración. Es muy sensible a las heladas primaverales.
 Importancia humana La almendra (fruto del almendro) es requerido en la fabricación de aceites esenciales para perfumería, aromaterapia y bálsamos que permiten el cuidado de la madera de instrumentos musicales, además del requerimiento de este fruto en gastronomía, ya sea en repostería o consumo directo, dado su alto contenido energético y propiedades medicinales.