El apio (Apium graveolens)

Conoce las características principales del apio (Apium graveolens) en cuanto a su distribución, ecología, usos por el hombre y otras características de importancia biológica.


¿Cuál es su distribución?

El apio (Apium graveolens) es una hierba nativa de la zona mediterránea del Viejo Continente, siendo su origen difuso entre Europa y Asia (tentativamente tendría un origen europeo). Actualmente se encuentra diversificada en varias zonas del mundo donde las características del clima y los medios controlados permiten su crecimiento (climas con tendencia mediterránea).

Generalidades

El apio es una hierba de tallos duros pero no leñosos, que puede crecer hasta 1 metro de largo. Pertenece a la división Magnoliophyta, familia Apiaceae. Los tallos son delgados y estriados, de coloración verde y que agrupan las hojas hacia las regiones superiores de estos, acuñándolas. Las hojas están dispuestas de manera pinnada o bipinnada, con formas de rombos. Las flores del apio son de color crema, pequeñas (de unos 2 a 3 mm de diámetro) y dispuestas en racimos de inflorescencias. Posee semillas ovoides y globosas cuyo tamaño fluctúa entre los 1,5 a 2 mm.

Ecología de la planta

El apio es una planta que prospera en climas mediterráneos y que requiere en estado silvestre de suministros constantes de agua, aunque no tolera el anegamiento. En cultivos controlados, las semillas son dispuestas a germinación en “camas calientes” que favorecen la misma, a partir de las cuales emergen los brotes. Se realizan “raleos” constantes (eliminación de tallos y hojas de los cuales no se espera mucha productividad) en las matas de apio, de modo que se seleccionan artificialmente aquellos a partir de los cuales se espera mayor grosor o tamaño de hoja. Luego de los raleos (hasta que la planta ha alcanzado unos 20 cm de altura) son trasplantados a zanjas de profundidad relativa, de modo que estas crecen expuestas a muy bajas cantidades de luz. Esta práctica modifica completamente las características organolépticas del apio (por ejemplo, su sabor), haciéndola agradable al paladar humano en cuanto a su palatabilidad . Actualmente el apio se ha vuelto una planta presente en todo el año, pero originariamente era exclusiva de los meses de otoño e invierno.

Importancia para el humano

Los tallos no se suelen comer (excepto en sopas o guisos de la cocina francesa), pero las hojas se pueden utilizar en ensaladas, y sus semillas son vendidas como una especia. Con el cultivo y el escaldado, los tallos pierden sus cualidades ácidas y toman un sabor suave, dulce y aromático, haciendo del apio una planta muy requerida en la preparación de ensaladas. En la Antigüedad las semillas de apio fueron suministradas como agente médico que aliviaba el dolor general; actualmente se ha corroborado experimentalmente que la suministración de semillas de apio vía ingesta de las mismas regula la presión arterial. Actualmente es usado como elemento dietético, ya sea por su alto contenido en agua y fibras vegetales, o por la preparación de bebidas naturales que sirven como complemento hidratante para personas que están sometidas a dietas supervisadas por nutricionistas. El poder diurético del apio (estimulación de la formación y liberación de orina) la ha asociado al tratamiento de enfermedades renales y metabólicas como la gota.

Tabla resumen

Nombre común Apio
 Nombre científico Apium graveolens
 Distribución

El apio es una planta originaria de la zona mediterránea europea o asiática, y hoy se encuentra distribuida en todo el mundo donde se cumplan sus requerimientos climáticos de prosperidad (mediterraneidad).

 Ecología (generalidades)

El apio es una planta que ha sido fuertemente cultivada para consumo humano: técnicas como el raleo y blanqueamiento terminan modificando las características palatables naturales del apio, haciéndola más carismática a consumo humano (en cuanto a su sabor y contenido nutricional). Es una planta que ha visto modificado su ciclo de cultivo, estando presente en la actualidad durante todo el año. Requiere de suministros continuos de agua y de temperaturas estables propias del ambiente mediterráneo. Durante la etapa final de su crecimiento en los cultivares, es puesta a crecer en oscuridad o muy bajas cantidades de luz para que se logre el blanqueamiento de la planta y así la modificación de su sabor y gusto al consumo (palatabilidad).

Importancia humana

Es una planta de consumo humano, ya sea como fuente de alimento o como suplemento en dietas supervisadas. Posee un alto contenido de fibras vegetales y agua. Se asocia su consumo al tratamiento natural de enfermedades renales y metabólicas al actuar como diurético.