El cáncer

Te invitamos a conocer todo acerca del cáncer: una de las enfermedades más comunes del siglo XXI, y que ha aumentado la tasa de mortalidad, en todo el mundo.


¿Qué es el cáncer?

El cáncer es una enfermedad que se origina, debido a que las células, ubicadas en un tejido determinado del cuerpo de una persona, se reproducen de forma exagerada y descontrolada. Esto se suma a que el cuerpo, no es capaz de frenar la situación a través de diversos mecanismos. Además, este conjunto de células, tiene la capacidad de trasladarse y localizarse, en otros tejidos diferentes del que originó el problema.

La reproducción de células, se denomina tumor y la capacidad de trasladarse a otros lugares del cuerpo, es lo que se denomina metástasis. La metástasis se produce, ya que, estas células viajan y se desplazan,  por medio del sistema circulatorio linfático.

Los tumores, de este tipo, llamados malignos, generan vasos sanguíneos y con ellos, van quitando los nutrientes a las células y órganos que se encuentran a su alrededor, haciendo fallar las funciones de aquellas partes de nuestro cuerpo.

Existen algunos tumores llamados benignos. Ellos se reproducen de forma lenta y no tienen la capacidad de realizar metástasis; por lo general, tras ser eliminados, no vuelven a salir.

Origen del cáncer

El cáncer se origina por la exposición a elementos químicamente tóxicos como los de tipo ionizante, ultravioleta o el tabaco y la contaminación; pero también, existe un fuerte componente genético, que se activa, en algún momento de la vida del paciente. Lo que ocurre es que estos componentes ambientales, cambian la estructura de los cromosomas y por ende, se comienzan a generar células defectuosas.

Tipos de cáncer, de acuerdo al tipo de tejido defectuoso

1.Carcinoma: Son los que se originan en el tejido epitelial. El epitelio es un conjunto de células, unidas entre sí y que cubren, gracias a su función protectora, la parte interior de los órganos. Muchos de estos tejidos tienen vellos, que ayudan a eliminar agentes extraños, que pueden dañar el cuerpo. Este tipo de cáncer, corresponde al 80% del total, de estas enfermedades.

2. Sarcoma: Ocurre cuando el tejido con problemas, es el mesodermo; un tipo celular, que conecta el endodermo y el exodermo.

3. Gliomas: Corresponde a tejido del sistema nervioso, que genera tumores cancerígenos.

4. Leucemias y linfomas: Son los tipos de cáncer que se originan en la sangre.

Cabe destacar, que estos tipos de tejidos, se encuentran a lo largo de todo nuestro organismo; por lo que, podemos presentar, cáncer a los huesos, de mamas, de hígado o de pulmón, entre otros; la diferencia será, si se origina a causa de un linfoma, de un sarcoma o de un glioma, por ejemplo.

Proceso diagnóstico del cáncer

Los pasos para diagnosticar esta enfermedad, son los siguientes:

1. El médico debe revisar y analizar la historia clínica del paciente. De esta manera, sabrá si tiene alguna lesión o molestia que haya avanzado, a través del tiempo o que sea digna de analizar.

2. Luego, es preciso indicar, radiografías, examen de sangre y orina.

3. Por último, identificado el tumor, es necesario realizar una biopsia del mismo para saber si es maligno o benigno y en qué estado se encuentra.

Con esta información, queda establecido el diagnóstico y si el paciente tiene cáncer, se clasificará la enfermedad en 4 grados; que son los siguientes:

Estado de avance del cáncer: Tipificación

A) Grado 1: Bien diferenciado: Es un cáncer de baja intensidad y en la que, las células enfermas, se pueden ver claramente, en relación a las sanas.

B) grado 2: Medianamente diferenciado: Es un tipo de cáncer más agresivo que el anterior, pero aún, de mediana intensidad. Aún es posible distinguir, aunque con mayor dificultad, las células sanas, de las enfermas.

C) Grado 3: Mal diferenciado: Es un cáncer agresivo, en que es muy difícil distinguir entre células sanas y enfermas. Esto conlleva la problemática de no poder atacar con seguridad el cáncer.

D) Grado 4: Indiferenciado: Es el cáncer más grave y con pronóstico más complejo, pues es tanta la metástasis, que es imposible poder limpiar las células malas, dejando las sanas.