El damasco (Prunus armeniaca)

Conoce las características principales del damasco (Prunus armeniaca) en cuanto a su distribución, ecología, usos por el hombre y otras características de importancia biológica.

¿Cuál es su distribución?

El damasco o albaricoque (Prunus armeniaca) es un árbol originario de Asia, en particular de China, Armenia, Turquía, Irán, Azerbaiyán y Siria. Fue traído al mundo occidental mediante el comercio establecido entre los romanos y los persas y luego fue masificado a todo el mundo. Actualmente el principal productor de damascos secos a nivel mundial es Turquía, seguido por Azerbaiyán.


Generalidades

El damasco o albaricoquero es un árbol de hasta 6 m de altura, de tipo caducifolio, es decir, renueva sus hojas completamente durante la estación fría. Pertenece a la división Magnoliophyta, familia Rosaceae. El tronco del damasco es leñoso y recto, desde el cual ramifica y surgen las hojas y frutos. Posee hojas pecioladas y ovales, con bordes aserrados, de textura débil y tonalidades verde claro, de unos 5 a 10 cm de longitud. Posee flores solitarias, con pétalos blanquecinos a rosáceos. El fruto es carnoso de tipo drupa, con una semilla leñosa en su interior. La carne es de colores amarillentos pálidos y está recubierta por una cáscara delgada de tonalidades rojizas, anaranjadas y amarillentas. Según la variedad, esta cáscara puede ser levemente pubescente (con vellosidades). Cada fruto posee un surco longitudinal que cruza el mismo de polo a polo.

Ecología de la planta

El damasco es un árbol que requiere de una marcada estacionalidad para prosperar, por ende se da muy bien en climas mediterráneos. Necesita de inviernos fríos y veranos cálidos para una producción de frutos y previa floración alta. Requiere de suelos con bajos requerimientos nutricionales, arcillosos y con buena irrigación. En cultivos controlados requiere de abono (estiércol) para un mejoramiento de los frutos en cuanto a su contenido nutricional y tamaño. Cuando los damascos han envejecido, requieren de un menor suministro de agua, siendo muy tolerantes a la sequía, sin embargo en estado juvenil requieren de flujos constantes de agua. El damasco (fruto) es de tipo climatérico, esto significa que una vez cortado de la planta puede continuar su maduración, dado que continúa la producción de una hormona vegetal llamada etileno, la que puede inducir la maduración de otros frutos y del mismo, es por ello que los damascos suelen ser cosechados poco antes de su maduración, para evitar así que se pudran o cuajen mientras son enviados a los lugares donde serán comercializados.

Importancia para el humano

A partir del fruto del damasco, llamado comúnmente damasco o albaricoque, es posible fabricar un licor llamado amaretto, famoso en Italia y otras regiones europeas, al igual que es posible consumirlo directamente o por medio de desecado, siendo esta última modalidad la más internacionalizada. Turquía es el principal exportador mundial de damascos secos. A partir de los damascos es posible extraer aceites esenciales para tratamientos de aromaterapia y belleza, mientras que en países asiáticos es común que las semillas sean utilizadas en el tratamiento de enfermedades respiratorias. Su contenido en vitamina A es alto, por lo que es indicado en el tratamiento de enfermedades oculares relacionadas a la visión deficiente.

Tabla resumen

Nombre común Damasco, albaricoque
 Nombre científico Prunus armeniaca
 Distribución El damasco es un árbol originario de Asia (China, Armenia, Turquía, Azerbaiyán, Siria), y fue introducido a Europa gracias al comercio entre romanos y persas, y desde allí masificado al resto del mundo.
 Ecología (generalidades) Es un árbol de hasta 6 m de altura, con requerimientos ecológicos flexibles, aunque requiere de una marcada estacionalidad para asegurar una producción frutícola abundante. Crece en suelos arcillosos y en cultivos controlados puede ser enriquecido con abono (estiércol).
 Importancia humana El fruto del damasco es exportado principalmente como un fruto seco, aunque también es requerido para la fabricación de dulces y pasteles en estado fresco. De él es posible extraer aceites esenciales y realizar tratamientos contra enfermedades respiratorias. El damasco es rico en vitamina A, por lo que sirve como tratamiento contra enfermedades de la visión.