El insomnio

Te invitamos a descubrir un trastorno del sueño que daña, gravemente, la calidad de vida de quienes padecen este trastorno, llamado: Insomnio. 


¿Qué es el insomnio?

El insomnio, se relaciona con las fases del sueño, debido a que, quienes lo padecen, no logran ingresar a la primera etapa del sueño; o, si lo logran, este se quiebra en la mitad, impidiéndole volver a retomar el tan ansiado descanso nocturno. A continuación, te presentamos sus características y tratamiento: 

Características del insomnio

  • Puede ser crónico, o durar por algún tiempo, debido a una situación estresante, por ejemplo. 
  • Puede influir en la capacidad para rendir en el trabajo o en los estudios.
  • Puede ser causante de la muerte, a causa de algún accidente producido por quedarse dormido en horas del día. Por ejemplo; un accidente laboral o un accidente de tránsito. 
  • Para diagnosticarlo, el médico, sólo hará una entrevista al paciente, a fin de conocer los síntomas de los cuales padece y conocer sus hábitos alimenticios, consumo de drogas y otros elementos, que forman parte de su historial.
  • Los síntomas que se presentan son los siguientes: 
  1. No poder conciliar el sueño.
  2. Despertar cansado, aunque se haya dormido.
  3. Despertar varias veces por la noche, siendo muy difícil volver a dormirse.
  4. Dormirse durante el día. 

Causas

Entre sus causas, tenemos: 

  1. No tener un horario regular para dormir y no haberlo tenido nunca, desde pequeño. 
  2. Dormir en un espacio demasiado interferido, ya sea por ruidos molestos o por ser demasiado iluminado. Por ejemplo, la existencia de un cartel luminoso publicitario, fuera de su habitación. 
  3. Dormir siesta. Esto aumenta la posibilidad de insomnio, debido a que este periodo de sueño, hace que el cuerpo no sienta necesidad o cansancio a la hora de acostarse en la noche, que sería el periodo principal, para realizar la acción de dormir. 
  4. Ver televisión o trabajar en el computador, antes de dormir y, en la cama. Esto, dificulta el sueño, debido a que el cerebro sigue funcionando y a un ritmo rápido, por lo que no entiende que es momento de dormir y descansar. 
  5. No realizar deportes. El deporte permite exigir al cuerpo y al cerebro mucho trabajo y gasto de energía, por lo que, luego, requerirá, de un descanso prolongado, durante la noche. 
  6. Trabajar en turno nocturnos. Esto hace que el cuerpo se acostumbre a dormir de día y por ende, se inviertan los horarios de sueño. 
  7. Comer alimentos ricos en cafeína o estimulantes; que impidan el conciliar el sueño. 
  8. Pasar por periodos de estrés o preocupaciones, lo que impide que el cerebro deje de pensar en ellos, y por ende, se dificulta la capacidad para dormir adecuadamente. 
  9. Otras enfermedades como el hipertiroidismo o el trastorno bipolar, pueden ocasionar insomnio. 
  10. El consumo de drogas, pastillas para dormir o ciertos tipos de medicamentos para adelgazar, pueden producirlo.

Tratamiento

El tratamiento para mejorar de este padecimiento, es el siguiente:

  1. Eliminar el mal hábito o el elemento que causa el insomnio. 
  2. Recibir tratamiento psicológico, de tipo conductual o psicoterapia. 
  3. Recibir fármacos y tratamiento psiquiátrico.
  4. Eliminar la enfermedad que está ocasionando el cuadro de insomnio. 

Clasificación del insomnio

El insomnio, se clasifica, según su duración y por ende, gravedad, en los siguientes tipos:

  1. Agudo: Cuando su duración es de menos de 4 semanas. 
  2. Subagudo: Si su duración varía, entre uno y seis meses.
  3. Crónico: Si se mantiene por más de seis meses.
  4. Leve: Si la calidad de vida del afectado, no se ve muy perjudicada.
  5. Moderado: Si sufre algunas alteraciones, su estilo de vida, pero aún no es significativo.
  6. Grave: Si la calidad de vida se encuentra muy alterada, dando paso, a crisis de angustia o depresión.
  7. Inicial: Si  el problema se produce para conciliar el sueño.
  8. Terminal: Si lo que ocurre es un despertar precoz. 
  9. Intermedio: Si la persona despierta en un punto de la noche, y no logra volver a dormir.