Tipos de Interacciones ecológicas

Conoce cómo se relacionarán los organismos en los ecosistemas dependiendo de su distribución, abundancia y explotación de los recursos.


De manera general, las interacciones ecológicas entre un organismo y otro estarán dadas en función del gasto energético que pueda existir entre ellos, y que condicionará la distribución y abundancia de un grupo poblacional de organismos en un espacio físico determinado. Dentro de las interacciones más comunes se pueden mencionar:

  • Mutualismo y protocooperación: es la interacción ecológica existente entre dos organismos donde todos los miembros de la interacción se ven favorecidos desde un punto de vista energético, aumentando ambos su capacidad de sobrevivencia y por ende, su número poblacional.  El mutualismo es un tipo de interacción obligada, donde un organismo necesita del otro y viceversa para sobrevivir, generando una coexistencia. Un claro ejemplo de esto son los denominados organismos simbiontes, como los líquenes, donde se tienen dos organismos, un alga y un hongo, coexistiendo en relación mutual. La protocooperación en cambio es un tipo de interacción no obligada, dada por ejemplo en la polinización de las abejas sobre múltiples especies florales.
  • Parasitismo: es la interacción ecológica existente entre dos organismos donde uno de los miembros se ve perjudicado a expensas del otro que se ve beneficiado. Aquél organismo que se ve beneficiado vive a expensas del perjudicado, y por lo general el organismo beneficiado (parásito) ha desarrollado estrategias evolutivas que le permiten pasar desapercibido al organismo que está siendo perjudicado (hospedero), lo que le permite vivir largos periodos de tiempo a expensas de él sin matarlo. Un ejemplo de relación parasitaria es el que se da entre los piojos, liendres y pulgas y sus hospederos mamíferos y/o aves.
  • Competencia: es la interacción ecológica existente entre dos organismos donde ambos se verán perjudicados dado el alto gasto energético al cual se ven sometidos los organismos competidores. Para que dos organismos entren en competencia, debe existir siempre un recurso limitante, es decir un recurso que se esté acabando y que sea de uso compartido por ambos. Si los recursos son ilimitados, los organismos no competirán entre sí. Los ejemplos más comunes que representan las relaciones de competencia están dados por: los recursos de alimento, pareja sexual y hábitat, entre otros.
  • Depredación: es la interacción ecológica existente entre dos organismos donde uno se ve favorecido a expensas del otro, que por lo general se ve gravemente perjudicado, pudiendo inclusive morir. El organismo que se ve favorecido (depredador) depende estrechamente del número poblacional y presencia del organismo que se verá perjudicado (presa), por lo que siempre debe estar en menor número poblacional que éste, o si no llevará a la presa a la extinción y con ello a su propia desaparición (sobre todo en aquellos depredadores estrictos).
  • Comensalismo: es la interacción ecológica dada entre dos organismos donde uno se ve beneficiado por la presencia de otro, pero ese otro no se ve ni perjudicado ni beneficiado. Un ejemplo de este particular tipo de relación ecológica es el que está dado entre las plantas enredaderas y los árboles sobre los cuales pueden crecer; los árboles sirven como sustento de crecimiento a las enredaderas, pero no generan ni beneficio ni daño al mismo árbol.
Complementa tu estudio: Nicho ecológico