La obesidad

Te invitamos a conocer una enfermedad, que está muy presente en nuestro siglo: la obesidad. Un padecimiento que puede incluso, causar la muerte.


¿Qué es la obesidad?

La obesidad es un enfermedad que consiste en un aumento de peso y de masa corporal desmedido, en relación a la talla de la persona que la padece. Trae aparejada otras enfermedades, tales como diabetes mellitus o, problemas cardiacos, entre otros y, pudiendo ocasionar la muerte. A continuación, te presentamos sus causas, consecuencias y tratamiento de este mal del siglo XXI. 

Características de la obesidad

Entre los rasgos fundamentales, que podemos señalar, respecto de esta enfermedad, tenemos los siguientes:

  • Se puede descubrir, si el ancho de la cintura de un hombre es superior a 102 cm y el de una mujer, mayor a 88 cm. También se puede observar su presencia, si el índice de masa muscular de una persona es superior o igual a 30 kg/m2.
  • Tiene mayor impacto en las clase sociales más bajas, que en las altas; esto, debido a que la falta de educación en relación, a lo que implica alimentarse de forma saludable y además, porque la comida saludable, rica en fibra y en vitaminas, lamentablemente, es más costosa que aquella que posee carbohidratos.
  • El exceso de publicidad que posee la comida chatarra, en la actualidad, también es una causante de este mal.
  • La vida sedentaria; acompañada de la falta de áreas verdes en las ciudades y de tiempo para dedicarse al deporte; ha hecho de la obesidad, una enfermedad que se ha masificado con el paso de los años.

Causas de la obesidad 

Existen tres causantes de la obesidad: los malos hábitos alimenticios, problemas hormonales o metabólicos y la herencia genética. Cada una de ellas, da vida a un tipo de obesidad. Así, tenemos la siguiente clasificación:

  1. Obesidad exógena: Cuando se origina por una alimentación rica en grasas y carbohidratos, acompañada de escaso ejercicio físico. 
  2. Obesidad endógena: Cuando posee un origen metabólico, como por ejemplo, el mal funcionamiento de la glándula tiroides, que ocasiona hipotiroidismo.
  3. Obesidad por causas genéticas: Las personas que tienen padres obesos, poseen mayor predisposición a adquirir la enfermedad. Esto se debe a que existe polimorfismo, en una serie de genes encargados de controlar el apetito, el sistema metabólico y la acumulación de grasa en el cuerpo. 

También existen otras causales de obesidad, como son los siguientes:

  • Dejar de fumar: Ya que se reemplaza con comida, el cigarrillo, que se acostumbraba consumir; es decir, las personas se encargan de acabar con su ansiedad, a través de la alimentación, Debido a que han dejado de hacerlo, mediante el consumo de cigarro. 
  • La bulimia: Debido a que se ingiere comida de forma compulsiva. 
  • El consumo de medicamentos psiquiátricos y el uso de esteroides: Pueden tener como resultado, el aumento de peso. 
  • Otras enfermedades, también pueden producir obesidad; tales como: hipogonadismo; síndrome de Cushing, y una falla en la hormona del crecimiento. 

Tratamiento de la obesidad 

El tratamiento de la obesidad, consta de los siguientes pasos:

  1. Descubrir el origen de la obesidad.
  2. Tratar las enfermedades que la originan, si las hay.
  3. Tratar las enfermedades que se generaron a consecuencia de la mala alimentación. 
  4. Comenzar con ejercicio y deportes, a diario. 
  5. Cambiar los hábitos alimenticios de la persona obesa, con ayuda de un nutriólogo y un psicólogo, que ayude a disminuir la ansiedad y la posible depresión, en la que podría verse envuelta, alguien que deja de comer en grandes cantidades, de forma abrupta.
  6. La dieta, debe tender hacia una alimentación saludable, y no, ser una restricción de todos los alimentos.
  7. Se pueden agregar medicamentos para lograr la baja de peso deseada; pero siempre, el equipo médico evitará esta alternativa, a no ser que, la persona, no logre bajar de peso, a pesar de haber realizado fuertes cambios en su estilo de vida.
  8. La cirugía bariátrica, también es parte del tratamiento de la obesidad, y consiste en disminuir la capacidad del estómago para recibir alimento, a fin de saciar el apetito del paciente, con una menor cantidad de alimentos. Para ello, el procedimiento que se realiza contempla la utilización de una banda gástrica, que es la que permite el empequeñecimiento de este órgano.