La sandía (Citrullus lanatus)

Conoce las características principales de la sandía (Citrullus lanatus) en cuanto a su distribución, ecología, usos por el hombre y otras características de importancia biológica.


¿Cuál es su distribución?

La sandía (Citrullus lanatus), llamada en algunas regiones también como “melón de agua” o “paitilla”, es una especie vegetal originaria de África y muy bien representada en Asia. Actualmente está extendida por todo el mundo dada la explotación de su fruto, denominado comúnmente como sandía.

Generalidades

Las sandías son plantas herbáceas, cuyo crecimiento es ras de suelo (lo que se denomina “rastrera”). También puede adquirir características de “trepadora” cuando sus tallos tienen posibilidad de desarrollarse acompañados de tutores. Pertenece a la división Magnoliophyta, familia Cucurbitaceae. Sus tallos son pilosos (con pequeñas vellosidades) que les confieren una textura áspera al tacto. Además estos están provistos de zarcillos (hojas modificadas como filamentos enroscados para la sujeción a sustratos, lo que está directamente relacionado con el comportamiento trepador) y hojas pentalobuladas. Posee flores grandes no hermafroditas, siendo la sandía una planta monoica (con flores de distinto sexo en un mismo individuo). Estas flores son en cuanto a apariencia muy grandes y vistosas, de coloración amarilla. El fruto de la sandía, denominado de la misma forma, corresponde a un tipo de formación vegetal llamada “pepónide” (baya acorazada de gran tamaño, tipo de fruto común en sandías, melones, calabazas y zapallos), el cual puede alcanzar grandes tamaños y masas, aunque su constitución está dada casi en un 90% por agua. La coloración del fruto es verdosa (distintas tonalidades) y su cáscara es lisa. En su interior la carne es de color rojizo al madurar y en este tejido se encuentran embebidas las semillas (denominadas comúnmente como “pepas”). Según la localidad en la que se encuentre puede ser denominada de diferentes formas, por ejemplo en Brasil se le conoce como melancia, o en Cuba como melón (siendo sinonimia para el otro fruto con el mismo nombre).

Ecología de la planta

La “carne” de la sandía (tejido rojizo que forma el fruto interno) es rica en licopeno, sustancia antioxidante que confiere el color a este fruto. El alto contenido de agua y sales minerales intrínseco al fruto de la planta corresponde a una adaptación de la misma ligada al origen de la sandía (africano), ofreciendo un ambiente apto para el desarrollo de las semillas en climas que no necesariamente puedan conferir lo básico para que estas prosperen.

Importancia para el humano

Es un fruto de sabor dulce pero muy rico en agua, por lo que es recomendado su consumo en dietas bajas en calorías. Las semillas pueden ser consumidas tostadas y han sido utilizadas en medicina alternativa como fuentes de vitamina E. A partir de la carne de las sandías es posible preparar dulces y preparaciones tales como jugos y helados. Su contenido en licopeno lo hace de interés dadas sus propiedades antioxidantes. En algunas regiones (por ejemplo México) se asocia su consumo a propiedades medicinales relacionadas al tratamiento de enfermedades urinarias y renales, estreñimiento y paludismo.

Tabla resumen

Nombre común Sandía
 Nombre científico Citrullus lanatus
 Distribución

Las sandías o paitillas son plantas herbáceas originarias de África, pero bien representadas en Asia. Actualmente se encuentran bien representadas en todo el mundo dado el cultivo de esta especie para obtención de su fruto.

 Ecología (generalidades)

Es una planta adaptada a crecer en condiciones poco favorables, lo que se refleja en su fruto, un pepónide de gran tamaño rico en agua y nutrientes que ofrece a las semillas lo necesario para la germinación. También presenta adaptaciones en sus hojas (zarcillos) que le permiten crecer adosándose a superficies y adoptar un comportamiento trepador. En general el desarrollo de la planta es de tipo rastrero (a ras de suelo).

Importancia humana

El fruto es comestible y a partir de él se pueden preparar dulces, postres y jugos. Sus semillas también pueden ser consumidas tostadas, ya que son ricas en vitamina E. La sandía es un alimento constitutivo de dietas hipocalóricas. Su consumo se asocia también a propiedades medicinales relacionadas al sistema urinario y digestivo.