Las fases del sueño

Te invitamos a conocer las 5 fases del sueño, por las que transitamos, mientras dormimos. Descubre además, los trastornos asociados a la falla de alguna de ellas.


Cada vez que dormimos, nuestro cuerpo transita por un ciclo de 5 fases, que se repiten, entre 4 y 6 veces, por noche. Los bebés, solo tienen dos, de estas etapas, y al ir creciendo, van aumentando, hasta tener el ciclo completo. Para conocer la forma en la que dormimos, fue necesario realizar una serie de pruebas e investigaciones de tipo cerebral. A continuación, te presentamos en detalle, las fases del sueño. 

Las fases por las que atravesamos cuando dormimos, son las siguientes: 

Etapa 1 o de adormecimiento 

Esta etapa consiste en la transición entre la vigilia y el inicio del sueño. Se puede entrar y salir del sueño, varias veces, porque la persona no está totalmente dormida. La vigilia es un momento en el que no se puede distinguir entre estar despierto o dormido. Por lo general, dura unos 90 minutos. En esta fase, se pueden producir contracciones musculares. 

Etapa 2 o de sueño ligero

En esta etapa se caracteriza por:

  • Se produce la disminución de la respiración y del ritmo cardiaco. 
  • El cerebro tiene momentos de actividad intensa y otros, de flujo muy lento. Esto permite que el sujeto, no despierte. 
  • En ocasiones, es tan profundo el sueño, que el cerebro debe enviar un impulso de comprobación acerca de su relación, con el resto del cuerpo. Como consecuencia de lo anterior, es que tenemos la sensación de ir cayendo, con el respectivo salto en la cama. 

Etapa 3 o de transición 

En esta etapa se produce una transición entre el sueño ligero y el profundo. Dura entre 3 a 4 minutos. 

Etapa 4 o de sueño delta 

Esta etapa:

  • Dura unos 20 minutos.
  • No soñamos.
  • El ritmo de la respiración es lenta.
  • Se producen ondas cerebrales lentas y amplias.
  • Es esta la fase, que recordamos como un buen o un mal dormir, debido a que, es en ella, donde recuperamos energías para enfrentar el día siguiente. 

Fase 5 o REM

Esta etapa se le conoce como: movimiento rápido de los ojos. En ella, ocurre que:

  • El cerebro está muy activo
  • A pesar de no poder movernos, nuestro cerebro capta gran cantidad de información ambiental. 
  • Soñamos.
  • Tenemos la respiración y el ritmo cardíaco muy parecido a cuando estamos despiertos. 

Etapas del sueño en bebés 

Muchos padres se frustran y preocupan, porque sus hijos, no logran dormir toda la noche; se despiertan muchas veces y eso, genera un cansancio inesperado en los adultos. El problema radica en que los recién nacidos, y hasta los cinco años aproximadamente, no tienen las 5 fases de sueño, como las tenemos nosotros. Por este motivo, no se le puede exigir a un infante, que responda, con hábitos de sueño, adultos. Los rasgos del dormir infantil, son los siguientes: 

  • Solo poseen dos de las 5 fases: sueño profundo y REM.
  • Un bebé necesita este patrón de sueño, debido a que requiere alimentarse varias veces, tanto por la noche, como durante el día; y, además,  porque requiere estar más alerta, debido a su sentido de supervivencia. No olvidemos, que aunque tengamos razocinio, somos animales.
  • A partir de los 6 meses, comienzan a adquirir las fases restantes.

Trastornos del sueño

Cuando alguna de estas fases, falla o se realiza de forma poco eficiente, se producen los llamados, trastornos del sueño. Existen las siguientes, 4 categorías:

  1. Problemas para conciliar el sueño: En este grupo, encontramos el insomnio. También puede ocurrir, que el problema sea, lograr dormir, por un periodo largo de tiempo. 
  2. Problemas para mantenerse despierto durante en día: Encontramos en este grupo, la narcolepsia. Una enfermedad, en la que el paciente, cae dormido, en cualquier momento del día y ante cualquier situación. 
  3. Problemas para mantener un horario regular de sueño: Esto ocurre cuando existen malos hábitos relacionados con el dormir, como por ejemplo, dormir viendo televisión, o trabajar por las noches.
  4. Parasomnia o problemas para mantenerse dormido: Esto ocurre cuando, una persona, se despierta de forma frecuente durante la noche, debido a terrores nocturnos, pesadillas o sonambulismo.