Organelos celulares

Descubre los distintos tipos de organelos, cómo se clasifican y cuáles son sus funciones dentro de la célula.


Una de las innovaciones evolutivas más significativas a nivel celular fue la aparición del modelo eucarionte. Los compartimientos de este modelo, llamados organelos, realizan una serie de procesos metabólicos que permiten la sobrevivencia y reproducción de la célula y por ende del organismo, en general se caracterizan por ser estructuras membranosas. Los organelos compartamentalizan los procesos celulares, de modo que existen organelos encargados de la transducción energética (uso y producción de energía), formadores de estructuras y biomoléculas, protectores y delimitadores y procesadores de desechos metabólicos e infecciones. El organelo central que comanda la función de los demás es el núcleo, el cual posee una doble membrana que lo aísla del resto de la célula y en cuyo interior se encuentra la información genética, la que determina la función celular completa. Cada organelo a su vez se encuentra sostenido en una red de filamentos de proteína denominada citoesqueleto, de modo que los organelos no se encuentran a la deriva en el interior celular.

Organelos transductores de energía

Todos los procesos que se llevan a cabo al interior de las células requieren energía. Los organelos implicados en este proceso son:

  • Mitocondrias: presentes en células animales y vegetales. Son organelos dotados de una doble membrana en la cual tienen lugar procesos de transformación energética que liberan energía para la célula. En su interior existen crestas mitocondriales, las cuales también participan de procesos energéticos que mantienen viva a la célula y sostienen todos sus procesos metabólicos. El principal fenómeno energético que ocurre en las mitocondrias es la respiración celular.
  • Plastidios: presentes únicamente en células vegetales. Los más comunes son los cloroplastos y son organelos dotados de una doble membrana, en su interior se encuentran pequeños saquitos llamados tilacoides, los cuales se encuentran agrupados uno sobre otro (como torres de monedas) formando granas. Dentro de cada tilacoide se encuentra el pigmento llamado clorofila, el cual posee especial importancia en el proceso de fotosíntesis, el cual permite a las célula vegetales (y por ende a los organismos vegetales), formar su propio alimento.

Organelos formadores de estructuras y biomoléculas

Una serie de organelos forman todo lo necesario para que la célula pueda autorrenovarse y reproducirse, permitiendo la renovación del organismo completo. Estos son:

  • Retículos endoplasmáticos: corresponden a una red de membranas que se encuentran en células animales y vegetales. Comunican el núcleo y los demás organelos, y también forman biomoléculas como aminoácidos (proteínas) y lípidos. La porción del retículo asociada a ribosomas (pequeñas estructuras formadoras de proteínas), próxima al núcleo, es llamada retículo endoplasmático rugoso, en tanto que la que no posee ribosomas, alejada del núcleo, es llamada retículo endoplasmático liso.
  • Aparato de Golgi: organelo común en células animales y vegetales (dictiosomas). Se encarga de monitorear la producción de biomoléculas (como las proteínas), determinando si están aptas o no para formar estructuras. Si están aptas, el aparato de Golgi forma vesículas (compartimientos) donde las encierra y envía al lugar dentro o fuera de la célula donde se requieran.
  • Ribosomas: algunos científicos cuestionan si se les puede considerar o no organelos al no poseer membranas, sin embargo, su presencia en células animales y vegetales es vital ya que producen los “ladrillos estructurales” de las células (y por ende organismos): las proteínas. Están asociados mayoritariamente al retículo endoplasmático rugoso, pudiendo haber algunos en el citoplasma.
  • Vacuolas: organelos membranosos que no producen biomoléculas pero si las almacenan. Las células vegetales por lo general poseen una gran vacuola que determina casi el volumen total de la célula, en tanto que las animales poseen vacuolas de un tamaño mucho más reducido.

Organelos procesadores de desechos

Como resultado del metabolismo se generan desechos de diverso origen químico, o a veces las células se encuentran expuestas a agentes contaminantes o infecciosos (bacterias), por lo que existen organelos encargados de gestionar los desechos e infecciones de tipo bacteriano, los cuales son:

  • Lisosomas: pequeñas vesículas membranosas en cuyo interior se encuentran moléculas (enzimas) con alta capacidad de destruir agentes infecciosos como bacterias u otros agentes químicos tóxicos.
  • Peroxisomas: pequeñas vesículas membranosas en cuyo interior se encuentra gran cantidad de la molécula (enzima) peroxidasa, la cual transforma el agente altamente tóxico peróxido de hidrógeno, en agua e hidrógeno, desintoxicando a la célula.

Organelos exclusivos

  • Centriolos: organelos exclusivos de las células animales, son un conjunto de filamentos que participan de la división celular, distribuyendo en partes iguales la información genética en las 2 células hijas.
  • Pared celular: estructura exclusiva de las células vegetales, corresponde a un exoesqueleto de carbohidratos que rodea a la célula, y cuya función es principalmente protectora.
  • Plastidios: organelos exclusivos de las células vegetales, ver más arriba, “transductores de energía”.