El boldo (Peumus boldus)

Conoce las características principales del boldo (Peumus boldus) en cuanto a su distribución, ecología, usos por el hombre y otras características de importancia biológica.


¿Cuál es su distribución?

El boldo (Peumus boldus) es un árbol endémico de América del Sur, abundante en territorio chileno (zona centro del país), la pampa argentina y las sierras del sur de Perú. Forma agrupaciones boscosas que se distribuyen tanto en zonas de valle como en la precordillera del centro de Chile, formando asociaciones con otras especies vegetales características del denominado “bosque esclerófilo”.

Generalidades

El boldo es un árbol perteneciente a la división Magnoliophyta, familia Monimiaceae. Su tamaño llega hasta los 15 metros y posee una longevidad alta, dado su lento crecimiento, pero en promedio toma formas arbustivas o de un árbol que no supera los 5 metros. Son escasos los individuos de mayor tamaño, ya que por lo general los que se encuentran en los bosques son individuos jóvenes. Es un árbol de hojas perennes, es decir, no se renuevan completamente al llegar la estación fría, sin embargo en la medida que van cayendo paulatinamente contribuyen a la formación de una densa capa de hojarasca que caracteriza el piso de los bosques esclerófilos del Chile central. Sus hojas además son de tonos verde oscuro, coriáceas y fragantes, con forma ovoidal. Produce pequeños frutos de tipo drupa, de unos 2 cm de tamaño), los cuales pueden ser comestibles.

Ecología de la planta

Los boldos florecen al término del invierno austral (agosto a septiembre), y exhiben inflorescencias dispuestas en panículas (racimos de flores) que agrupan unas 12 florecillas en promedio, cada una de ellas formada por 7 pétalos y de aproximadamente 1 cm de largo. Estas flores son polinizadas fundamentalmente por la acción de insectos, lo que se relaciona con la fragancia de las mismas, la cual actúa como atractor de estos animales. Los boldos son dioicos, lo que significa que cada árbol presenta sexos separados, siendo sus flores o masculinas o femeninas, y por lo mismo deben existir ejemplares de diferentes sexos cercanos entre sí, para que la polinización entomófila pueda verse realizada. La floración de esta especie puede verse retrasada en la medida que las poblaciones se ven desplazadas hacia el sur, fenómeno que es común en todas las que constituyen el bosque esclerófilo chileno. El boldo forma parte de un género monotípico, es decir, que agrupa una sola especie.

Importancia para el humano

El boldo es una especie vegetal muy requerida en cuanto a sus propiedades medicinales. Desde la preparación de infusiones mediante el hervor de sus hojas es posible obtener preparaciones que alivian molestias estomacales e intestinales, y que además actuán modulando la acción del sistema nervioso entérico asociado a cuadros de estrés somático. Es por eso que, tanto en sus hábitats naturales como en medios de cultivo controlado, se procura obtener sus hojas. Los boldos son cultivados mediante el desarrollo de esquejes (cortes de ramas a las cuales se estimula la radiculación, formación de raíces ya sea de manera natural o química), los cuales son plantados para obtener individuos más jóvenes. El fruto del boldo también es comestible, y la corteza de este ha sido utilizada en la preparación y mantención de cueros (curtiembre) dado el contenido de taninos en ella, sustancias que actúan como fungicidas y bactericidas.

Tabla resumen

Nombre común Boldo
 Nombre científico Peumus boldus
 Distribución El boldo es un árbol endémico de América del Sur, y se encuentra distribuido en la zona centro de Chile, la pampa argentina y las sierras del sur de Perú.
 Ecología (generalidades) Es un árbol típico del bosque esclerófilo, forma asociaciones vegetales con el litre y su crecimiento puede ser achaparrado (cuando es joven) o arbóreo (de hasta 15 metros) cuando es más longevo. En general es una especie de crecimiento lento.
 Importancia humana Es una especie muy requerida para la preparación de infusiones, mediante las cuales se hierven sus hojas con el fin de aliviar molestias digestivas estomacales e intestinales, al igual que el estrés nervioso.