La opuntia (Opuntia chlorotica)

Conoce las características principales de la opuntia (Opuntia chlorotica) en cuanto a su distribución, ecología, usos por el hombre y otras características de importancia biológica.


 ¿Cuál es su distribución?

La opuntia (Opuntia chlorotica) es una planta suculenta endémica (originaria) de Norteamérica, distribuida históricamente en los estados del sur de Estados Unidos (Utah, Nuevo México, Arizona, Sonora, California y Baja California, Nevada, y en territorio mexicano, donde es abundante. Se distribuye en agrupaciones separadas unas de las otras, a lo largo de climas y regiones desérticas y suelos en los cuales el agua es un recurso limitante.

Generalidades

La opuntia pertenece a la división Magnoliophyta, Familia Cactaceae, es decir, es un cactus, por lo que cuenta con gran adaptación de sus tejidos a los climas secos y áridos, pudiendo almacenar grandes volúmenes de agua mientras esta escasea. Presenta un crecimiento de tipo arbustivo, pudiendo lograr tamaños de hasta 2 metros. Presenta ramificaciones adaptadas al almacenamiento de agua, de aspecto aplanado y ancho, con coloración verdosa, llamados cladolios. Los cladolios presentan hojas modificadas como espinas, lo que faculta a que éstas no pierdan agua en exceso. Las flores de la opuntia brotan directamente desde los cladolios, al igual que de estos penden los frutos, en forma de baya carnosa. Es un error pensar que los cladolios son las hojas modificadas de ésta planta, sino que se debe tener en cuenta que la modificación es extrema e involucra a las ramas completas, las que son los cladolios en sí mismos. La función fotosíntetica se ha trasladado a estos órganos, y las espinas (hojas modificadas) no participan de la fotosíntesis, sino que contribuyen a la defensa de la planta contra depredadores de sus frutos, aunque en la historia evolutiva de éstas no aparecieron en primera instancia por esta razón, sino que presumiblemente lo hicieron para resistir la desecación extrema.

Ecología de la planta

Crece en regiones desérticas donde las precipitaciones anuales son menores a los 500 mm, por lo que la morfología de la planta ha sido adaptada completamente a la resistencia contra la aridez, como ya se ha comentado. La abundancia de ésta planta es alta a pesar de las inclemencias climáticas a la que debe estar sometida, siendo uno de los elementos vegetales del paisaje donde se distribuye más representativos. Los individuos poseen una distribución de tipo agrupada a aislada, siendo este último caso frecuente de confusión dado que los cladolios (ramas) no poseen un punto de ramificación claro desde el tronco central, por lo que podría pensarse que en una agrupación de opuntia hay más de 1 individuo, mientras que solo es uno. Los frutos de la opuntia son fuente de agua y alimento para varias aves y otros animales como insectos, al igual que el polen y néctar de sus flores.

Importancia para el humano

La opuntia no es una planta de uso directo por el hombre en cuanto a la industria maderera o alimentaria, sus frutos no son comestibles por los humanos y tampoco es posible obtener elementos de construcción ni leña a partir de sus tejidos. Ha sido usada y requerida en muchas ocasiones por exploradores perdidos o en condiciones de abandono en el desierto, recurriendo a sus cladolios como fuentes de agua en situaciones de riesgo vital. Algunos vegetales parásitos que prosperan en los cladolios y que son propagados por las aves que se alimentan de los frutos de la opuntia podrían ser transmitidos a otras especies vegetales de interés económico para el hombre, siendo de esta manera la opuntia un vector de prosperación de parásitos vegetales que podrían afectar cultivos de interés humano, sin embargo no hay estudios que avalen esto.

Tabla resumen

 Nombre común Opuntia
 Nombre científico Opuntia chlorotica
 Distribución  Originaria (endémica) de Estados Unidos, pero bien representada en México.
 Ecología (generalidades) Crece en suelos y climas muy áridos y desérticos, a los cuales está fuertemente adaptada en cuanto al almacenamiento de agua.
 Importancia humana No hay una relación de interés económico ni sanitario directo entre la opuntia y el humano. Sus cladolios podrían ser usados como fuente de agua potable en condiciones de abandono en el desierto.