Propuesta evolutiva integrada

Conoce los modelos evolutivos actuales posteriores al planteamiento de la Selección Natural de Darwin, los trabajos de Mendel y el concepto de gen.


La selección natural de Darwin es hoy en día el modelo teórico explicativo más completo y satisfactorio de la evolución de las especies, la cual como tal es considerada en casi toda la comunidad científica como un hecho irrefutable. Cuando Darwin planteó sus postulados, estos aun presentaban ciertos cabos sueltos (como el concepto de gen, inexistente entonces) de los cuales sus detractores se sostuvieron durante mucho tiempo. Hoy en día la integración de trabajos posteriores en disciplinas que han complementado la biología evolutiva, tales como la genética, biología molecular y ecología, han permitido enriquecer el trabajo de Darwin, ajustándolo a las pruebas que se tienen hoy en día. Es tal el impacto de este trabajo que invadió orbes distantes a la biología, tales como la filosofía, en trabajos tales como los del Herbert Spencer y el darwinismo social, el cual tergiversó los planteamientos evolutivos de la “lucha por la sobrevivencia de los más aptos”, sirviendo de apoyo a corrientes totalitarias durante la primera mitad del siglo XX. Hoy este tipo de corrientes anticuadas, erradas y obsoletas están completamente erradicadas y rechazadas del mundo científico.

Teoría sintética de la evolución

Cuando se realizaron avances científicos fundamentalmente en disciplinas como la genética, al descubrir los trabajos de Mendel y más tarde identificar al ADN como la molécula responsable de la herencia de los caracteres, científicos tales como Thomas Hunt Morgan, Ernst Mayr y Theodosius Dobzhansky, entre otros, complementaron las observaciones de Darwin con este conocimiento, reformando sus postulados en el llamado neodarwinismo, hoy conocido como la Síntesis Evolutiva o Teoría Sintética de la Evolución. De manera general, ésta:

  • Rechaza terminantemente el lamarckismo, dejando de lado la evolución de caracteres adquiridos.
  • La variabilidad de caracteres está dada por procesos de mutación y recombinación de genes.
  • La selección natural actúa sobre los genes y su variabilidad, no sobre los organismos.
  • Son las poblaciones las que evolucionan, no los individuos en particular.
  • La selección natural cambia la frecuencia de alelos de una población determinada.
  • La evolución en un fenómeno gradual en el tiempo, dejando eslabones y ancestros.

Teoría jerárquica de la evolución y equilibrio puntuado

En 1972, los científicos norteamericanos Niles Eldredge y Stephen Jay Gould plantearon que a partir de un mismo modelo evolutivo pueden surgir en muy poco tiempo gran diversidad de nuevos modelos (radiación adaptativa) los que pueden sobrevivir y/o extinguirse (esto documentado en el registro fósil). También propone que a partir de un ancestro se pueden generar intrincados linajes, sin seguir necesariamente una línea evolutiva según plantea el gradualismo. A esta corriente que se opone al gradualismo sintético evolutivo se le conoce como equilibrio puntuado.

Pruebas a favor de la evolución

El registro fósil sigue siendo un recurso científico de gran valor informativo, pero hace mucho tiempo dejó de ser el único. El avance en genética y biología molecular ha permitido realizar comparaciones y estimaciones a nivel molecular del grado de parentesco evolutivo entre organismos existentes y extintos; la secuenciación de la información genética de gran parte de los seres vivos permite analizar a cabalidad la historia evolutiva de todos los miembros de un grupo de organismos y compararla entre ellos. Estas pruebas bioquímicas han permitido reforzar y corregir relaciones establecidas por medio de pruebas biogeográficas, embriológicas y de anatomía comparada, las cuáles muchas veces ocupaban criterios subjetivos y puramente observacionales, más que objetivos y de carácter deductivo.

Las pruebas biogeográficas relacionan un grupo de organismos que habitan hábitats comunes y por ende evolucionan de manera similar, en tanto que algunos organismos pueden separarse de la corriente evolutiva global dando origen a nuevas especies.

Las pruebas embriológicas y de anatomía comparada relacionan estructuras corporales entre organismos supuestamente emparentados; para ello, los caracteres analizados deben tener las mismas estructuras internas a pesar de que sus formas y funciones sean distintas. Cuando esto se cumple se está frente a caracteres homólogos, sin embargo, muchas relaciones evolutivas han debido ser corregidas ya que no fueron hechas en torno a este tipo de caracteres, sino que fueron hechas en base de caracteres análogos, los cuales poseen la misma función e inclusive forma similar, pero no poseen la misma estructura interna (un ejemplo sería la aleta de un tiburón comparada con la aleta de un delfín).

Las pruebas bioquímicas en tanto, sustentan todas las anteriores y aportan nuevos antecedentes, como el descubrimiento y secuenciación de los genes Hox, los cuales organizan la estructura corporal de los organismos, y en función de cómo estos se conservan en los grupos es posible observar sus líneas evolutivas.