Tipos de selección natural

Comprende cómo funciona la selección natural en cuanto a la selección de caracteres poblacionales en torno a valores promedios y/o alejados de él.


Cuando Darwin planteó su modelo explicativo sobre cómo la vida en nuestro planeta había cambiado gradualmente en el paso del tiempo en función de las necesidades de respuesta de éstos al ambiente en el que se encontraban inmersos, uno de los principales puntos donde encontró detractores era sobre “quién” era el ente que realizaba la selección de caracteres (y fenotipos) a escala global en las poblaciones.

Darwin intentó explicar dentro de las limitantes conceptuales que poseía a fines del siglo XIX, que la naturaleza a través de sus fuerzas modeladoras condicionaban qué organismos podían sobrevivir o no a las inclemencias del entorno natural, sin embargo muchos no encontraron en esta explicación un asidero científico formal, dándole atisbos creacionistas a la teoría, atribuyendo a un dios el poder de seleccionar a su antojo los organismos que vivían y se reproducían, versus los que morían y se extinguían. Otros, intentando quitar el carácter creacionista de esta teoría, simplemente dijeron que la selección natural operaba al azar, donde ciertos caracteres con capacidad rápida de respuesta podían sobreponerse a las fuerzas naturales.

Entonces, qué ciencias validan la teoría?

Hoy, gracias al aporte de ciencias como la genética de poblaciones, bioestadística y la ecología, se puede ofrecer una respuesta más formal al funcionamiento de la selección natural en términos estadísticos concretos y medibles a nivel poblacional.

La selección natural no funciona al azar, ya que se ha observado que en función de los caracteres analizados y de las fluctuaciones ambientales, estos pueden verse favorecidos en cuanto a su éxito y sobrevivencia en torno a valores promedio, alejarse de estos en cualquier dirección y/o generar 2 promedios nuevos alejándose del valor originario. De esto se desprende que existen 3 tipos de selección natural según cómo se seleccione un carácter a nivel poblacional en torno al valor promedio que existe para ese caracter: estos tipos son la selección estabilizadora, direccional y disruptiva.

  • La selección estabilizadora: es aquella donde las presiones ambientales seleccionan caracteres con valores que bordean el promedio, descartando aquellos que se alejan hacia los extremos. En términos estadísticos, la desviación estándar de la medida de un carácter cualquiera será muy pequeña, poseyendo todos los individuos de la población valores cercanos a un promedio. Por ejemplo, si el caracter analizado es “tamaño del pico de un ave”, cuando opera una selección de tipo estabilizadora, los caracteres seleccionados serán aquellos que bordeen valores promedio (por ejemplo, 6 a 7 cm), llevando a la extinción a todas las demás aves cuyos picos poseen mayor o menor envergadura que el promedio señalado (aquellas bajo los 6 cm y sobre los 7 cm).
  • La selección direccional: es aquella donde las presiones ambientales seleccionan caracteres con valores que se mueven hacia un extremo del promedio, es decir, siguen rangos extremos, los cuales se ven favorecidos a nivel poblacional. Siguiendo el ejemplo anterior, los caracteres seleccionados serían aquellos que permitiesen a las aves comer pequeñas semillas o insectos (picos con tamaño bajo el promedio, menos de 6 cm) o picos que permitiesen a las aves comer grandes frutos o peces (picos con tamaño sobre el promedio, más de 7 cm), según sea la presión selectiva que opera sobre esta población hipotética de aves.
  • La selección disruptiva: es aquella donde las presiones ambientales seleccionan 2 subgrupos de caracteres; según el ejemplo, dentro de la población inicial de aves, luego de ocurrida la presión selectiva, un grupo de aves podría especializarse en comer pequeñas semillas, adaptando su tamaño de picos a valores bajo el promedio inicial y creando nuevos valores promedio, mientras que el otro grupo de aves podría adaptarse a comer grandes frutos, adaptando su tamaño de picos a valores sobre el promedio inicial y también creando nuevos valores promedio. Esta tendencia podría hacer divergir completamente a estos subgrupos, aislándolos reproductivamente y generando procesos de especiación con la consecuente formación de 2 nuevas especies de aves a partir de un ancestro común.