El Sol

Conoce en profundidad al Sol: su estructura, fuente de luz, fuente de energía y cuales son las formas de energía solar.


El Sol es la estrella central del Sistema Solar. En torno a él giran los planetas y una serie de otros astros, como los meteoritos y asteroides. Aunque posee características similares a otras estrellas, tiene la particularidad de ser la estrella más cercana a la Tierra, influyendo de una manera determinante en este planeta.

Como el astro central del Sistema Solar, el sol ha tenido siempre una importancia fundamental para la humanidad. Su atracción mantiene a la Tierra en órbita y la energía que irradia continuamente bajo diversas formas no sólo es indispensable para el mantenimiento y propagación de la vida en nuestro planeta, sino que cada día que pasa se vuelve más necesaria para el progreso tecnológico ante el problema que plantea la extinción de otras fuentes de energía.

Estructura del Sol

El Sol es una esfera luminosa de gases incandescentes, entre los que han identificado unos 70, destacándose: el hidrogeno, helio, oxigeno, carbono, hierro, neón, silicio, nitrógeno, magnesio y azufre.
Su condición gaseosa se debe a que posee una elevada temperatura, que en la superficie se acerca a los 6.000° C y en el núcleo podría llegar a 20.000.000° C.
Posee un diámetro de 1,4 millones de kilómetros, lo equivalente a 109 veces el diámetro de la Tierra; en tanto su masa es de 2o10 g., que representa 332.000 veces la de la Tierra, con una gravedad que es de unas 28 veces mayor que en la superficie terrestre. Así, por ejemplo, si pudiéramos trasladar a la superficie solar a un hombre de 80 Kg. en la Tierra, éste alcanzaría un peso superior a las dos toneladas.

Debido a la diferencia entre su composición y temperatura es posible distinguir claramente las siguientes partes:

  • El núcleo: es la parte central del Sol, posee una temperatura entre 12.000.000 y 15.000.000°, una densidad entre 45 y 115 g/cm3 y una presión de 1.000 a 100.000 millones de atmósferas.
    Es en esta zona donde ocurren reacciones termonucleares, en las cuales se produce la transformación, por fusión, de núcleos de átomos de helio. Esta transformación va acompañada por una pérdida de masa que se compensa por una liberación de energía que se irradia al exterior.
  • La fotosfera: es una delgada capa de aproximadamente 100 km. de espesor y constituye la región del sol que normalmente podemos observar.
    Su temperatura media alcanza los 5.740° C, aunque en su interior varía entre los 7.500° C en las zonas más profundas y 4.500° C en la superficie.
    Por otra parte, la fotosfera no es uniformemente luminosa, sino que posee amplias regiones más brillantes, llamadas fáculas y otras
    más oscuras llamadas manchas. Mancha solar.
    En general, se observa una disminución del brillo en la superficie, desde el centro hacia los bordes.
  • La cromosfera: es la parte superior de la atmósfera solar y se extiende por encima de la fotosfera. Posee una temperatura superior a los 5.000°, un espesor de 8.000 km. aproximadamente, y esta constituida por gases ligeros como el hidrógeno, helio y calcio, que en las partes más bajas de esta capa son acompañados por otros elementos, sobre todo metálicos.
    • La cromosfera tiene gran importancia porque en ella se realizan importantes manifestaciones de la actividad solar, tales como las fulguraciones y las protuberancias.
  • La corona solar: tiene la particularidad de ser una zona de gran brillo, con un espesor variable, que se extiende a lo largo de millones de kilómetros hasta diluirse progresivamente en el espacio interplanetario.
    • La temperatura de la corona se eleva sobre el millón de grados y a semejanza de lo que ocurre con la cromosfera, sólo puede ser observada en un eclipse total de sol, cuando la Luna oculta el disco solar.

El sol cómo fuente de luz

El sol es el principal foco de luz del sistema solar y ejerce una importancia fundamental sobre el planeta Tierra, al permitir la alternancia de los días y las noches y las estaciones del año.
Por otra parte, la luz del sol es indispensable para que ocurran las reacciones bioquímicas del mundo vegetal, que en el proceso de fotosíntesis utiliza la energía solar para fabricar su propio alimento a partir de sustancias inorgánicas.
La principal diferencia de la composición del sol y la composición de la Tierra consiste en que considerablemente mayor la proporción en que los gases luminosos, hidrógeno y helio, existen en él. Estos elementos de luz son más abundantes en él cromosfera superior que en los niveles inferiores de la fotósfera.

El sol como fuente de energía

La energía solar directa puede utilizarse en múltiples formas, como por ejemplo la conversión en calor, gracias a captadores planos que proporcionan calor de baja temperatura y la transformación directa en electricidad, gracias a las células fotovoltaicas.
De esta forma el sol constituye la gran esperanza de la humanidad como fuente de energía no contaminante e “inagotable”, debido a que se ha calculado que la emisión de energía por el sol durará unos 5.000.000.000 de años.
La energía solar, es necesaria para mantener en la superficie de la Tierra las condiciones de temperatura indispensables para la vida presentándose bajo diferentes formas.

Formas de energía solar

  • Energía luminosa o radiante: es aquella que procede del sol y que tiene la particularidad de ser la base de casi todas las formas de energías actualmente disponibles como la madera y los alimentos, además de los combustibles fósiles, como el carbón, el gas natural y el petróleo.
  • Energía térmica: es una de las primeras formas de energías utilizadas por el hombre para calentarse o coser sus alientos. Esta energía proviene directamente de la energía solar, mediante la utilización de la radiación o indirectamente, a través de los combustibles y la energía que éstos han almacenados por un largo período de tiempo.

En conclusión

  • El sol nos da calor y luz. Sin él, no tendríamos luz de día y La Tierra sería un planeta frío y oscuro.
  • Es una estrella que se compone de Hidrógeno, Helio, Oxígeno, Hierro y Magnesio, entre otros.
  • El Sol es la estrella que se encuentra más cercana a nosotros. Su temperatura es muy alta (más de 6.000º C en la superficie). Por esto, aunque es un cuerpo hecho de gases, se considera que está en estado de plasma (líquido) debido a las altas temperaturas.
  • Se ubica a 150 millones de Km. de nuestro planeta y su diámetro es de unos 1.400.000 Km. Su masa es más de 300 veces superior a la de la Tierra.
  • Los planetas giran alrededor del sol en un movimiento que se conoce como traslación y también giran sobre su propio eje, lo que es conocido como rotación. En ambos caso, giran en el sentido contrario a las agujas del reloj.
  • En girar sobre su propio eje, la Tierra tarda 23 horas y 56 minutos, lo que corresponde a un día. En completar una vuelta alrededor del sol tarda 365 días, 5 horas y 49 minutos, es decir, un año.