Planeta Saturno

Saturno es el segundo planeta más grande del sistema solar y orbita a 1.429,400,000 Km. del sol, convirtiéndolo en el sexto planeta.


En 1610 Galileo fue el primero en observar sus hermosos anillos con un telescopio, aunque ya había sido identificado desde hace mucho tiempo. Antes se creía que era el único planeta del sistema solar que tenía anillos pero en 1977 se descubrió que había otros que también tienen. Son anillos menos visibles pero están presentes en Urano, Júpiter y Neptuno.

En 1979 la nave espacial que visitó Saturno por primera vez fue la Pioneer 11 y luego vendría la Voyager 1, Voyager 2 y la nave Cassini que sigue orbitando el planeta y estudiándolo.

Este planeta no tiene una forma circular ya que los polos están algo aplanados. Su rotación a gran velocidad y su composición producen este efecto. Al igual que Júpiter, Saturno está compuesto casi enteramente de gases. Un 75% es hidrógeno y un 25% helio (He). Su núcleo está a muy alta temperatura (aproximadamente unos 12.000 ºC) y al igual que Júpiter también emite más energía de la que recibe del sol.

Cuando uno mira Saturno se pueden observar claramente don anillos (A y B) que se encuentran levemente separados. Tienen más de 250.000 Km. de diámetro pero sólo 1.5 Km. de espesor. Pareciera que la composición de los anillos fuera uniforme ya que se ven muy fluidos, pero en realidad están compuestos por millones de partículas de distinto tamaño y composición (principalmente de hielo y roca).

Este planeta no es tan brillante como Júpiter pero aún así es fácil verlo en la noche. Si se utiliza un telescopio también se pueden ver sus satélites. Hasta el momento se conocen 18 satélites de Saturno, lo que lo convierte en el planeta que más tiene en el sistema solar.

Satélite Titán

De los 18 satélites conocidos de Saturno, Titán es el que está en la quinceava posición y es el más grande. Su diámetro es de 5.150 Km. y fue descubierto en 1655 por Huygens. Es un poco más pequeño que el mayor satélite de Júpiter, Ganímedes. De hecho, antes se creía que era el satélite más grande del sistema solar. Aún así, Titán es más grande que Mercurio.

La particularidad de este satélite es que tiene una presión atmosférica un 50% mayor a la del planeta Tierra, lo que lo convierte en un caso único entre los satélites. Su composición es principalmente nitrógeno (N) y algo de argón (Ar). Una niebla similar a la que se halla en la Tierra en grandes ciudades contaminadas es lo que se puede observar en Titán. De hecho es interesante destacar que es ese tipo de atmósfera la que había en la Tierra en sus orígenes. La temperatura en la superficie de este satélite es de más o menos 170 ºC.