Costo de Oportunidad y Costos Hundidos

Conoce la definición y los alcances en nuestra economía del costo de oportunidad. Además, descubre la definición de los costos hundidos.


Vivimos en un mundo donde constantemente debemos tomar decisiones frente a las múltiples necesidades que tenemos, por lo tanto para satisfacer una necesidad los individuos en general deben elegir entre una variedad de bienes y servicios. Cuando tomamos nuestra decisión de un bien o servicio por sobre otro renunciamos a él, ya que lo rechazamos, esta renuncia en economía se asocia al costo de oportunidad.

Costo de Oportunidad

El costo de oportunidad de un bien o servicio es la cantidad de otros bienes o servicios a los que se debe renunciar para obtenerlos. Es el valor de la mejor oportunidad perdida o a la que se ha renunciado.

El costo de oportunidad es importante, ya que toda actividad que desarrollan los individuos genera una decisión, por lo tanto, la economía se encarga de analizar como los diferentes agentes económicos eligen. Algunas elecciones son sin importancia, pero otras pueden ser muy relevantes en el futuro de un individuo. La regla que sigue este problema es el costo–beneficio, ya que los individuos realizan una actividad si el costo es menor que su beneficio, costo que puede ser medido o no en términos monetarios, y lo lógico es que cada persona trate de minimizar ese costo. Cada persona tiene sus propias preferencias, como por ejemplo unos prefieren ir al cine en vez de hacer deporte, cada cual tiene sus prioridades de acuerdo a sus gustos ya que buscan lo mejor para ellos, la máxima utilidad.

Un ejemplo es que los factores utilizados para extraer cobre podrían haber sido utilizados para producir trigo, el coste de oportunidad de extraer cobre es el trigo que se dejó de producir.

En el caso de un productor, lo primero que él debe determinar es ¿qué producir?, y ¿qué cantidad producirá?, luego de ello debe indicar ¿cómo se producirá?, ya que hay distintas técnicas de producción y cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas, por lo tanto, el productor debe tomar la decisión de utilizar las más convenientes. Además de lo anterior, el productor deberá decidir ¿para quién producir? o ¿a quién está dirigida su producción? Todo aquello para que finalmente se lleve a cabo el consumo de los bienes y servicios obtenidos.

El costo de oportunidad es subjetivo, ya que solo quien elige puede determinar el valor esperado de la mejor alternativa, y por lo general no conoce el valor real de la alternativa que dejo pasar, por lo que comúnmente se hacen algunas elecciones basadas en información limitada y errónea, ya que adquirir la información acerca de las alternativas posibles por lo general es costoso y requiere de tiempo. Sin embargo, cuando elegimos pensamos que estamos haciendo el mejor uso de nuestros recursos escasos. Siempre es conveniente hacer un buen análisis de las variables que afectan cada opción para poder anticipar el comportamiento futuro de cada una.

Los Costos Hundidos

Los costos hundidos son aquellos en que se debe incurrir sin importar qué, por lo que es un costo irrelevante cuando se hace una elección económica. Se refieren a los costos que ya se han incurrido en el pasado y que no se pueden recuperar. Estos costos por lo general no son afectados por las decisiones.

Por ejemplo: a.- cuando usted va a una tienda, elige lo que va a comprar, luego busca una caja para pagar las compras, y decide entre todas las cajas disponibles en cual se ubicara, luego de unos cinco a diez minutos se da cuenta que las otras cajas avanzaron más rápido que la suya, esos cinco a diez minutos que esperó representan un costo hundido y que no puede recuperar;  b.- otro ejemplo es el costo que se asocia a la compra de una máquina que antes de lo previsto ha quedado desfasada por la tecnología.