Los Bienes y Servicios

Conoce los bienes y servicios, su definición y clasificación: libres y económico, de capital y de consumo, intermedios y finales, privados y públicos.


Los recursos o factores de producción se pueden combinar en una variedad de formas para producir bienes y servicios, por lo que estos son el producto del proceso de producción. Toda necesidad humana se satisface por medio de un bien o servicio, por lo tanto al existir distintos tipos de necesidades existen distintos tipos de bienes y servicios. Algunos bienes y servicios pueden ser escasos si la cantidad de gente que los desea excede a la cantidad de ellos que está disponible, por lo que aquí debemos elegir entre todos ellos.

Los Bienes

Son artículos tangibles que se usan para satisfacen directa o indirectamente las necesidades de los humanos, como por ejemplo un libro, o un computador.

Los Servicios

Son actividades intangibles que sin crear bienes materiales se destinan directa o indirectamente a satisfacer necesidades humanas, como por ejemplo el servicio de lavandería.

Clasificación de los bienes

Existen diferentes tipos de bienes, los cuales se clasifican según su carácter en bienes libres y bienes económicos; según su naturaleza en bienes de capital y bienes de consumo; y según su función en bienes intermedios y bienes finales. Además, existe otra clasificación de bienes la cual distingue entre bienes privados y públicos.

Bienes Libres

Los bienes libres son aquellos que son ilimitados en cantidades o muy abundantes, estos no son de propiedad de nadie, son gratuitos ya que la cantidad disponible excede a la cantidad que la gente desea, como por ejemplo el aire, ya que podemos respirar todo el aire que queramos o la luz solar. Estos tipos de bienes no son tema de estudio de la economía.

Bienes Económicos

Los bienes económicos son aquellos que se adquieren en el mercado pagando un precio, pueden ser materiales o inmateriales pero que posean un valor económico, son escasos en cantidad en relación con los deseos que hay de ellos y requieren para su obtención el renunciar a otro bien a cambio, son útiles, y transferibles, son apropiables, como por ejemplo los muebles, los campos.

Bienes de Capital

Los bienes de capital son el conjunto de bienes que se utilizan en el proceso de producción de otros bienes y servicios, no atienden directamente a las necesidades humanas, sino que lo hacen de una forma indirecta, como por ejemplo las maquinarias, dentro de este tipo de bienes de capital se encuentra el capital físico, humano y financiero.

Bienes de Consumo

Los bienes de consumo son bienes que se destinan a la satisfacción directa de necesidades humanas, los cuales a su vez pueden ser bienes durables que permiten su uso prolongado, como por ejemplo los electrodomésticos o la ropa, y bienes no durables que se ven afectados directamente por el trascurso del tiempo, los cuales perecen en su utilización, como por ejemplo los alimentos.

Bienes Intermedios

Los bienes intermedios son los bienes que deben sufrir nuevas transformaciones antes de convertirse en bienes de consumo o de capital, como por ejemplo la harina o las ruedas de un auto.

Bienes Finales

Los bienes finales son los bienes que ya han sufrido las modificaciones necesarias y pueden destinarse de inmediato al uso o consumo, como por ejemplo una mesa de madera.

Bienes Privados

Los bienes privados son aquellos bienes producidos y poseídos privadamente, están sujetos al principio de exclusión ya que su consumo por parte de un consumidor reduce o impide el consumo por parte de otro, como por ejemplo un helado o la ropa que tenemos puesta.

Bienes Públicos

Los bienes públicos o colectivos son aquellos disponibles para todas las personas, cuyo consumo se lleva a cabo simultáneamente por varios sujetos, no son susceptibles de comprar o vender, como por ejemplo la defensa nacional que es garantizada por el estado frente a amenazas externas. Estos bienes no se provisionan exclusivamente por el estado, sino que también pueden ser previstos por el sector privado, y además hay que tener en cuenta que no todos los bienes administrados por el estado son bienes públicos.