25 de agosto: Independencia de Uruguay

La República Oriental del Uruguay logra su independencia en singulares circunstancias. La celebración de la independencia en Uruguay se realiza los 25 de agosto. Sin embargo, esa fecha no corresponde exactamente a la creación del país.


Una disputa entre España y Portugal

El territorio uruguayo fue objeto de disputas entre España y Portugal a fines del siglo XVIII. El 1 de octubre de 1777 en San Idelfonso, Segovia, España; firmaron un acuerdo, en que la mitad sur del actual Uruguay pasaban a ser españolas, y a cambio España se retiraba de la Isla Santa Catalina, en Brasil. Localidades tales como Rio Grande del Sur, Santa Catarina y Paraná quedaron en territorio portugués, mientras que la zona sur, incluyendo Montevideo pasaron al control español.

Un tercero, Inglaterra, intentó también apoderarse de Montevideo, pero fueron derrotados.

La emancipación de Uruguay

Grito de Asencio

En 181o los movimientos juntistas, tras ser tomado prisionero el rey español Fernando VII, llegaron a la cercana Buenos Aires. En esa ciudad se estableció la Junta de Mayo, creándose una forma de autogobierno. Varios meses después, el 27 de febrero de 1811 se produce el “Grito de Asencio”, en que Pedro José Viera y Venancio Benavides dan inicio al proceso de emancipación uruguaya. Con el apoyo de la Junta de Buenos Aires logran dominar gran parte del territorio. En estas acciones de combate destaca el general José Gervasio Artigas, quien se convertiría en el héroe máximo del Uruguay.

Artigas captura Montevideo

Los españoles fueron auxiliados por tropas portuguesas, lo que forzó a Buenos Aires a pactar con ellos. Se ordenó el retiro de las tropas revolucionarias de toda la Banda Oriental. Los orientales a pesar de su molestia por el acuerdo se retiraron a Ayuí Grande, liderados por Artigas. Sin embargo, solo fue una pausa en la guerra, ya que desde el 23 de febrero de 1813 se vuelve al ataque. Montevideo finalmente cae el 24 de junio de 1814, iniciándose un período de disputas internas.

Provincia Cisplatina

En 1816 el territorio de un muy dividido Uruguay es invadido por el reino de Portugal, pasando a ser llamado “Provincia Cisplatina”. Artigas fue fácilmente derrotado, debiendo buscar refugio en Paraguay. Al declararse la independencia de Brasil fue incorporada a ese país.

Los 33 Orientales.

El 19 de abril de 1825 un grupo de 33 hombres, bajo el mando de Juan Antonio Lavalleja, cruzan el río Uruguay e inician una nueva guerra. Pronto el grupo fue creciendo, al sumárseles gente uruguaya, llegando a tener más de 2500 hombres.

Las tres leyes

En el mes de junio se instaló un gobierno provisorio en Villa de la Florida. Elegidos los Diputados a viva voz, se inició una importante reunión el 25 de agosto de 1825. Se acordaron tres importantes leyes:

1. Ley de Independencia, en que se declaran como ilegales, por haber sido obtenidos a la fuerza, las ordenanzas emanadas por Portugal y luego por Brasil. Y se declara de hecho y derecho la independencia “del rey de Portugal, del emperador de Brasil y de cualquiera otro del universo”.

2. Ley del Pabellón Nacional, que era tricolor, con tres franjas horizontales, la superior celeste, la intermedia blanca y la inferior rojo vivo. Se utilizaría hasta 1828, en que es reemplazada por un diseño muy parecido a la actual, pero con más franjas y estas de color celeste.

3. Ley de unión, en que se declara unida a las otras provincias de La Plata, es decir a Argentina. Una vez confirmada en Buenos Aires esta declaración se inició la guerra contra Brasil.

Creación de Uruguay

La guerra entre Argentina y Brasil se extendió por tres años, hasta 1828. Aunque fueron vencedoras las Provincias Unidas de la Plata, las dificultades económicas obligaron a aceptar las presiones de Inglaterra, que estaba interesada por la navegación libre en los ríos. Así el 28 de agosto de 1828 se firmó un acuerdo entre Brasil, Argentina e Inglaterra como garante, en que se estableció la creación de un país independiente en la Banda Oriental, que recibió el nombre Estado Oriental del Uruguay. Los británicos lograron así que el río de la Plata se “internacionalizara”. Los uruguayos tuvieron la nación soñada por Artigas.