25 de mayo: Día de la Patria Argentina

En el contexto de los movimientos juntistas tras la captura de Fernando VII la gente de Buenos Aires eligió a sus gobernantes, desconociendo a la autoridades españolas.


Ruptura con España

En 1808 Francia invadió España. Su intensión original era transitar sus tropas rumbo a Portugal, pero las consecuencias de esta acción resultaron ser inimaginables para ese momento. El rey español Fernando VII fue hecho prisionero en Francia, por lo que el territorio español comenzó a ser gobernado por Juntas de Gobierno. Estas actuaban en base a un antiguo principio que señalaba que en caso de no poder el Soberano ejercer el poder, la soberanía, es decir la capacidad para tomar decisiones, retornaba al pueblo. Cabe señalar, que ese pueblo estaba mínimamente representado por los vecinos importantes –ricos– de diversas ciudades.

Criollos liberales

Los “criollos” son los descendientes de europeos nacidos en América. Tal como ahora la mayor concentración de habitantes se encontraba en Buenos Aires, entonces capital del Virreinato de la Plata. El 13 de mayo de 1810 los bonaerenses se informaron que la Junta Central de Sevilla había caído en manos francesas. Ya no había autoridad válida que obedecer. Por lo tanto el virrey de la Plata don Baltasar Hidalgo de Cisneros debía ser legitimado o reemplazado de acuerdo a lo que el “pueblo” de Buenos Aires decidiera. Era el momento preciso para que actuaran los criollos liberales. El pensamiento evoluciona, y desde la Revolución Francesa las ideas liberales políticas, tales como la democracia, así como las económicas, el liberalismo o capitalismo, habían tomado fuerza en los grupos criollos, los cuales tenían una mejor educación. Incluso la Iglesia Católica ya tenía corrientes de opinión que cuestionaban la legitimidad del gobierno de los reyes. Para una parte de la nación este liberalismo era entendido de una manera mucho más simple: la libertad  americana frente a la atadura de España. Y había un amplio sector de la población que le era indiferente el tema, su bajo nivel educacional no le permitia comprender diferencias entre regímenes políticos y económicos.

La Junta de Cisneros

El 22 de mayo de 1810, con la presencia mayoritaria de leales al virrey, se realiza este cabildo, o reunión, en que participan los vecinos propietarios de Buenos Aires. Se establece una Junta de Gobierno encabezada por el virrey Cisneros. Las protestas de las milicias criollas se hicieron sentir, debiendo renunciar a su cargo.

Junta de Mayo 1810

Provincias Unidas del Río de la Plata

El 25 de mayo de 1810, en la entonces llamada Plaza de la Victoria (actual Plaza de Mayo), la gente de Buenos Aires se reune e impone la Junta Provisoria Gubernativa de las Provincias Unidas del Río de la Plata. El virreinato deja de existir. Tenía un Presidente, seis Vocales y dos Secretarios, todos ellos con méritos suficientes para estar en ella. La presencia de dos españoles deja en claro que el conflicto no era por nacionalidades, si no que por intereses económicos y formas de gobierno.

Integrantes Junta de Mayo

Sus integrantes fueron:

Cornelio Saavedra, Presidente. Era un militar, con larga experiencia en asuntos administrativos adquirida en el Cabildo de Buenos Aires.

Juan José Castelli, Vocal. Era abogado. Se le reconoce como uno de los mayores motivadores de la Junta, gracias a su oratoria.

Manuel Belgrano, Vocal. Era abogado, después sería un destacado militar. Ya era muy conocido por sus defensas a las invasiones británicas de 1806 y 1807.

Miguel de Azcuénaga, Vocal. Militar, se le encargó la organización del ejército argentino.

Manuel Alberti, Vocal. Sacerdote católico, de los primeros en no validar la autoridad española.

Domingo Matheu, Vocal. Comerciante español, muy exitoso empresario, su tienda era la mejor de Buenos Aires.

Juan Larrea, Vocal. Comerciante español, de importante participación en los inicios del movimiento criollo.

Juan José Paso, Secretario. Abogado, redactó las justificaciones políticas de la Junta.

Mariano Moreno, Secretario. Abogado, fue el gran ideólogo de la Junta. Favorecía el libre comercio, los derechos de los nativos y era opositor a establecer una monarquía en Sudamérica.

Máscara de Fernando VII

La Junta desconoció la autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias, que desde Europa pretendía gobernar en nombre del rey. Para los españoles esta actitud en Buenos Aires fue tomada como un acto de rebeldía. La Junta sí reconocía la autoridad de Fernando VII, que por culpa de las abdicaciones de Bayona en la persona de José, hermano del Emperador de Francia Napoleón Bonaparte, no podía ejercer. A este acto de “lealtad” se le ha dado en llamar “la máscara de Fernando VII”; pues en el fondo era una estrategia, para que una vez la Junta esté afianzada en el poder se declare la Independencia.