Características del sonido: TONO

Conoce cómo el “Tono de un sonido”, frecuencia de una vibración, nos permite distinguir sonidos con distinto tono o altura.


Uno de los sentidos más importantes del ser humano, y de la mayoría de los animales, es la audición, ella nos permite escuchar lo que pasa a nuestro alrededor. Podemos oír gracias a las vibraciones de las partículas  de aire que viajan hasta nuestros oídos pero, como habrás notado, no todos los sonidos son iguales, ello se debe a diferencias en las características de las vibraciones. Una de las características es la frecuencia de vibración –o cantidad de ciclos por segundo- que origina sonidos con distinto tono o altura.

¿Cómo escuchamos?

Los fenómenos sonoros (que producen sonidos) siempre están relacionados con la vibración de un medio material, por ejemplo, al hablar vibran nuestras cuerdas vocales, al tocar guitarra o un tambor vibran las cuerdas y la lona respectivamente; todos y cada uno de los sonidos que escuchemos estarán provocados por un material vibrante al que denominaremos fuente sonora.

Las vibraciones de la fuente sonora producen una onda –perturbación- que se propaga por un medio material (aire, agua, metal, etc.) hasta que llega a nuestros oídos, ahí son captadas por el pabellón auricular  -que comúnmente llamamos oreja-, éste conduce a las ondas a través de conducto auditivo hasta la membrana timpáica, similar a la lona de un tambor pero mucho más pequeña, tiene cerca de 1 cm. de diámetro. Las ondas hacen vibrar la membrana y ésta, a la vez, hace vibrar una cadena de huesecillos que se encuentra en su parte posterior, la cadena tiene unos 18 mm. de longitud y está compuesta por los tres huesos más pequeños del cuerpo humano llamados Martillo, Yunque y Estribo, los que amplifican las vibraciones antes de hacerlas llegar a la cóclea (también conocida como caracol). La cóclea está llena de líquido que se mueve producto de las ondas sonoras, este movimiento es captado por células sensoriales que transforman los pulsos mecánicos en pulsos electromagnéticos que son enviados al celebro quien los procesa e interpreta permitiéndonos escuchar.

img9

Diferentes frecuencias, diferentes sonidos

Como sabemos, todos los sonidos que percibimos son causados por vibraciones, pero aunque todo lo que escuchamos tengan un origen común distinguimos claramente las voces de dos personas, la escala musical interpretada en una guitarra o un susurro, ello se debe a las distintas características de las ondas, lo que produce diferentes vibraciones. Los elementos que caracterizan y diferencian a las ondas son la Amplitud, la Longitud de onda, la velocidad,  el Período y la Frecuencia, centraremos nuestro estudio en este último elemento.

La frecuencia de una onda mide el número de repeticiones por unidad de tiempo, se considera una repetición como la realización de un ciclo completo, esto es, la suma de una cresta y un valle consecutivos. El valor numérico de la frecuencia corresponde a la cantidad de ciclos que se pueden completar en 1 segundo y en el sistema internacional se mide en Hertz o Hercios [Hz], de esta forma una onda que completa tres ciclos en un segundo tendrá una frecuencia de 3 Hz. y una que complete un ciclo en 5 segundos tendrá una frecuencia de 0.2 Hz.

img10

Podríamos decir que la frecuencia es el código de barra de un sonido, una onda sonora puede variar de amplitud, velocidad  o longitud de onda y seguir siendo el mismo sonido, pero si cambia la frecuencia escucharemos uno completamente distinto. Así, las diferencias en la frecuencia de onda tienen un gran impacto en el tono o altura de los sonidos que escuchamos, las ondas de baja frecuencia corresponden a los sonidos graves –sonido de un bajo, voz masculina, ladrido de un perro, por ejemplo- y las de alta frecuencia a los sonidos agudos –sonido de un violín, voz femenina, timbre de una casa, por ejemplo-.

En resumen, las fuentes sonoras generan vibraciones que viajan por distintos medios materiales hasta llegar a nuestros oídos, allí son transformadas en señales electromagnéticas que nuestro cerebro interpreta permitiéndonos escuchar. Dichas vibraciones tienen distintas frecuencias, lo que produce sonidos de distinto tono o altura, así cada nota musical tiene una frecuencia asociada (ver recuadro).

img11