Contaminación acústica

Conoce qué es la contaminación acústica, su origen, consecuencias y protección.


La contaminación acústica o contaminación sonora, se refiere al exceso de ruido causado por actividad humana que modifica las condiciones normales del ambiente, provocando una disminución en la calidad de vida de las personas sometidos a ella, pudiendo incluso causar una disminución del rango auditivo. Por ello es importante tomar algunas medidas, como disminuir el ruido que producimos como individuos y cuidar nuestros oídos de la sobre exposición a fuentes sonoras de alta intensidad.

¿Qué es la contaminación acústica?

Se conoce como contaminación acústica o contaminación sonora el exceso de ruido – entendido como sonido no deseado- que afecta el bienestar o la salud de las personas, si un ruido provoca efectos nocivos sobre la salud física o mental de los seres vivos, entonces puede ser catalogado como ‘contaminante’.

Una diferenciación más exacta entre sonido y ruido es entregada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien considera que la intensidad deseable para un sonido es hasta 70 dB., sobre ese límite puede ser considerado como un ruido contaminante. Un estudio reciente de la Unión Europea afirma que más de 80 millones de personas están diariamente expuestas a ruidos ambientales de más de 65 dB -rozando lo permitido por la OMS-, estas personas habitan principalmente en Japón y España, los países con mayor índice de este tipo de contaminación.

 Niveles máximos de ruido permitidos en edificios públicos:

  • Hospitales: 25 dB.
  • Bibliotecas y museos: 30 dB.
  • Cines, teatros y salas de conferencia: 40 dB
  • Centros docentes y hoteles: 40 dB.
  • Oficinas y despachos públicos: 45 dB
  • Grandes almacenes, restaurantes y bares: 55 dB.

Origen de la contaminación acústica

Se consideran contaminantes únicamente los ruidos causados por la actividad humana como tráfico terrestre y aéreo, industrias, comercio y construcción entre muchos otros. Por eso el aumento de este tipo de contaminación está relacionado directamente con la expansión de las ciudades y centros urbanos.

El siguiente gráfico muestra la distribución de las principales causas de ruido a nivel urbano:

img16

Consecuencias de la contaminación acústica

Las consecuencias en la salud de las personas que viven en un ambiente contaminado son variadas y se hacen visibles tanto en el plano físico como psicológico acuerdo al grado de exposición.

  • Físico: Las personas que habitan en un ambiente altamente contaminado acústicamente pueden sufrir daño auditivo temporal y permanente (desplazamiento del umbral de audición), dolor de cabeza, aumento de la presión sanguínea, fatiga, entre otros.
  • Psicológico: Muchos de los individuos sometidos de forma permanente a sonidos de altas intensidades desarrollan cuadros de paranoia, irritabilidad, trastornos del sueño, estados de estrés, déficit de atención, ansiedad, aislamiento social.
  • Casos especiales: Puede causar infartos en enfermos con problemas cardiovasculares, elevación de glucemia en enfermos de diabetes, retraso en el aprendizaje de la escritura y la comunicación verbal en niños criados en lugares ruidosos.

Cómo protegernos de la contaminación acústica

Como vemos, la contaminación acústica es un problema serio que afecta directamente nuestro bienestar y que, lamentablemente va en aumento debido a la urbanización e industrialización. Por ello es importante tomar medidas (de manera colectiva e individual) que nos permitan protegernos y disminuir los ruidos en nuestro entorno cercano. Algunas medidas que se pueden adoptar para reducir el ruido, ordenadas de mayor a menor eficacia, son:

  1. Eliminar las fuentes del ruido
  2. Controlar la producción del ruido (música baja en lugares públicos, evitar usar bocina del automóvil)
  3. Reducir el ruido con medidas en el entorno (uso de materiales adecuados, barreras de aislamiento, etc.)
  4. Aplicar medidas de tipo individual (Uso de tapones, volumen moderado en los audífonos)

Y lo más importante, informarse sobre los derechos en relación al ruido, conocer la normativa nacional y comunal para promover su cumplimiento.