Electrización de cuerpos

Conoce las distintas formas de cargar eléctricamente un cuerpo: carga por fricción, contacto e inducción.


Cargamos eléctricamente los cuerpos al transferir electrones de un lugar a otro, ya sea mediante contacto físico o acercando el cuerpo a otro previamente cargado.

Carga por fricción y por contacto

Cuando un material se frota con otro, los electrones son transferidos por fricción. Por ejemplo cuando se frota la piel de un gato se puede oír el crujir de las chispas que se producen. A este método de carga se le llama carga por fricción.

Cuando se toca un objeto neutro con una barra cargada negativamente (una barra que ha recibido electrones), algunos electrones pasaran al objeto neutro debido a que los electrones pueden pasar de un material a otro con un simple toque. A este método de carga se le denomina carga por contacto.

Carga por inducción

La inducción es el proceso de carga de un objeto sin la necesidad de que exista contacto directo. Cuando un cuerpo con carga eléctrica (positiva o negativa) se acerca a un cuerpo con carga eléctrica neutra (misma cantidad de cargas positivas y negativas) causa una redistribución de las cargas eléctricas de este cuerpo.

Por ejemplo:

Tenemos dos esferas metálicas aisladas A y B, las cuales poseen carga eléctrica neutra y se encuentran en contacto, de modo que forman un solo conductor sin carga; Posteriormente se acerca una barra con carga negativa a la esfera A. La barra repele los electrones (cargas negativas) del metal y el exceso de cargas negativas se desplaza a la esfera continua (esfera B). La esfera A queda con exceso de carga positiva y la esfera B con carga negativa. La carga en ambas esferas se ha redistribuido y como la barra con carga no toca las esferas, conserva la misma carga que tenía al principio (carga negativa).