Tipos de reflexión

Conoce qué es la  y cómo se da la reflexión. Además, los tipos de Reflexión: difusa y especular, mixta, extendida y esparcida.


Cuando la luz incide sobre alguna superficie, los haces de luz pueden ser transmitidos, absorbidos o reflejados. En este último caso, las características de la superficie –a la que llamaremos superficie reflectora- determinan el tipo de reflexión que se producirá, pudiendo ser especular (como en los espejos) o difusa (como en una pista de hielo).

¿Qué es la reflexión?

Consideraremos que la luz se compone de numerosos haces luminosos que viajan  en la misma dirección y sentido, es decir, de forma paralela por el espacio. Cuando los haces entran en contacto (chocan) con una superficie que separa dos medios diferentes ésta puede transmitirlos, absorberlos o reflejarlos.

Centraremos nuestro análisis en el último de los casos antes mencionados: la reflexión. Cuando los haces luminosos entran en contacto con una superficie que le ofrece resistencia y que no permite que la luz pase a través de él, la superficie hará que los rayos de luz cambien de dirección y regresen en dirección al punto donde se originaron. Diremos entonces que los rayos fueron reflejados y que la superficie es una superficie reflectora.

Dependiendo de las características físicas de la superficie reflectora pueden producirse dos tipos de reflexión, a saber,  difusa y especular.

Reflexión difusa

Este tipo de reflexión ocurre cuando el material sobre el que inciden los haces luminosos es rugoso, no sólo al tacto, sino a un nivel microscópico. Algunos ejemplos de este tipo de superficie son el papel, el hielo, superficie de un río, etc.

Como dijimos anteriormente los haces de luz viajan paralelos entre sí, pero al entrar en contacto con la superficie todos los rayos son reflejados en distintas direcciones lo que provoca una imagen distorsionada, con los bordes poco claros.

Este fenómeno se debe a que cada una de las paredes del material poroso reflejará el haz de luz en el mismo ángulo en que el rayo incidió sobre ella pero no todos los rayos incidirán en la misma dirección, por lo que obviamente todos los rayos serán reflejados en distintas direcciones.

Una superficie de perfecta reflexión difusa, reflejará la luz en todas direcciones de igual forma. Tal como lo muestra la imagen.

difusa

Reflexión especular

Este tipo de reflexión ocurre cuando el material sobre el que inciden los haces luminosos es perfectamente liso y pulido, no sólo al tacto, sino a un nivel microscópico. Algunos ejemplos de este tipo de superficie son los espejos, los metales, vidrios polarizados, etc.

Como dijimos anteriormente los haces de luz viajan paralelos entre sí y, al entrar en contacto con la superficie todos los rayos son reflejados en la misma dirección lo que provoca una imagen nítida, con los bordes bien definidos.

Este fenómeno se debe a que todos los puntos del material están perfectamente alineados, por lo que cada uno de los rayos chocará con  ellos con el mismo ángulo de incidencia por lo que todos los haces de luz reflejados tendrán la misma dirección.

Una superficie de perfecta reflexión especular, reflejará la luz en una única dirección. Tal como lo muestra la imagen.

especular

Estas dos reflexiones básicas dan origen a otros tres tipos de reflexiones:

Reflexión extendida: Es una combinación entre la reflexión difusa y la especular, se diferencia de la difusa porque tiene un componente direccional dominante (pero no único como la especular).

Reflexión mixta: Es una mezcla entre la reflexión difusa, la especular y la extendida, es la que se da en la mayoría de los materiales reales.

Reflexión esparcida: Es la más irregular de las reflexiones, no puede asociarse con la ley de Lambert ni con la ley de reflexión regular.