Chile y su Relieve

El relieve del territorio chileno, cobijado en toda su extensión por la sombra de la Cordillera de los Andes, se extiende desde los 17º30’ de latitud sur hasta el Polo Sur y ocupa el margen de la costa pacífica del continente sudamericano y de la Antártica. La principal característica morfológica de Chile es su permanente evolución y la continua modificación de sus paisajes.


El actual relieve chileno debe su origen a los movimientos ascendentes del macizo cordillerano, los que comenzaron aproximadamente hace 12.000.000 de años, y que dieron forma a un relieve que inicialmente fue moldeado por procesos de sedimentación y erosión.

En la actualidad, los movimientos de la Cordillera de los Andes no se han detenido y originan la presencia en nuestro país de diversos accidentes geográficos como hundimientos y levantamientos de terreno, los que son particularmente notorios en las zonas contiguas al mar; en las proximidades del macizo cordillerano estos movimientos se manifiestan con variados fenómenos naturales que determinan la ocupación humana de esos territorios.