Los Regímenes Fluviales

Los regímenes fluviales representan las formas de alimentación con que nutren a los ríos, y en su análisis se considera principalmente los niveles de caudales que presentan estos cursos de agua.


El estudio de los niveles de caudales se lleva a cabo midiendo la cantidad de agua (en metros cúbicos) que pasa por una estación de monitoreo, las que se denominan de “aforo” en un tiempo determinado (por segundo). El resultado de estos estudios se expresa gráficamente en los denominados hidrogramas o fluviogramas, en los que se representan la distribución periódica del caudal que fluye por los ríos analizados.

La importancia de los estudios sobre los caudales de los ríos radica en que gracias a los datos aportados por ellos se puede contar con información sobre el comportamiento anual de los ríos y con ello llevar a cabo trabajos planificados con la cantidad de agua disponible para un territorio determinado en un periodo de tiempo. De la misma forma, los hidrogramas posibilitan prevenir y aprovechar situaciones como periodos de crecidas o sequías prolongadas.

En el caso de nuestro país se pueden distinguir ríos que poseen diversos tipos de alimentación:

Régimen Glacial

Relacionado a ríos que identifican por tener un reducido gasto en invierno y por experimentar crecidas en la época estival; su alimentación se origina en el deshielo de nieves y glaciares, y por ello están condicionados a la radiación solar. Debido a la longevidad de los glaciares, este tipo de alimentación se caracteriza mantener una rigurosa periodicidad año tras año; sin embargo, es preciso indicar que en la actualidad el fenómeno del calentamiento global ha derretido considerablemente una enorme de cantidad de glaciares y ello ha modificado progresivamente el comportamiento de los ríos asociados al régimen glacial.

Régimen Nival

Identifica a ríos que poseen características muy parecidas a los de régimen glacial, pero que se diferencian por ser más irregulares en su variabilidad en el transcurso del año, puesto que están determinados por la cantidad de nieve que cae durante el invierno.

Régimen Pluvial

Este tipo de alimentación esta asociado a los ríos que obtienen sus caudales principalmente de las precipitaciones, y que determinan las crecidas y descensos en sus caudales al índice de pluviosidad en las regiones de recarga.

Regimenes Mixtos

A los ríos asociados a este régimen les corresponde la interacción entre dos regímenes simples, lo que en la práctica implica que hayan ríos de régimen nivo-glacial, de régimen nivo-pluvial, régimen pluvionival, y de régimen pluvio-glacial.

Regímenes Lacustres

Los ríos que corresponden a este régimen de alimentación se caracterizan porque sus cursos de agua nacen del desagüe de un lago; en el sur de Chile existen varios ríos de este tipo, aunque el más importante es el caso del río Baker (además, el río más caudaloso del país), cuyas aguas provienen del desagüe del lago General Carrera.