Causas de la Independencia en Chile: Revolución Francesa

¿Influyó o no la Revolución Francesa en la Independencia de Chile?, es un tema todavía en debate. Algunos chilenos vieron ventajas si se hacía una revolución, otros sintieron temor de que ocurriera.


Ideas y hechos de la Revolución Francesa

La Revolución Francesa es el alzamiento de la clase burguesa en contra de la monarquía. Los burgueses son un grupo de empresarios, dueños de tierras, comerciantes, todos muy ricos, que estaban obligados a pagar altos impuestos y así mantener a los privilegiados de los nobles y del clero. La imagen que se presentó a los observadores y primeros historiadores es que fue un alzamiento del pueblo francés en contra de los abusos de la monarquía absoluta. Se suman a todo esto las ideas de la Ilustración, que quedan resumidas en tres: libertad, igualdad y fraternidad. El modelo político ideal era la república con división de los poderes. Los hechos ocurrieron en 1789, específicamente el 14 de julio con la llamada “Toma de la Bastilla”. El lugar era una cárcel para presos por motivos políticos, los cuales son liberados por una muchedumbre que ingresa violentamente. En los años siguientes los hechos se vinculan con la organización de un nuevo gobierno, a través de asambleas, y en el destino del rey francés Luis XVI, quien finalmente muere en la guillotina. En ese tiempo fueron duramente perseguidos y muertos personas aristocráticas y de la Iglesia Católica. Hasta que punto estas ideas y hechos influyeron en la Independencia de Chile es algo que se discute hasta el día de hoy.

Influencia en Chile de la Revolución Francesa

Uno de los principios básicos de la Revolución Francesa es el rompimiento con lo establecido. En el caso chileno inicialmente el proceso de Independencia fue muy conservador, de hecho el 18 de septiembre de 1810 se estableció la lealtad a Su Majestad Fernando VII rey de España. Curiosamente esa fecha simboliza la Independencia de Chile, nada más lejano a la realidad. Pero el proceso de independencia continuó en Chile, y hubo partidarios de una separación de España, que en la práctica significa eliminar al rey de nuestro de país, sin matarlo físicamente. La influencia de la Revolución Francesa se nota especialmente en el sector de los “exaltados” en el primer Congreso Nacional en 1811, en que la idea de la soberanía de la gente para elegir a sus gobernantes se hizo notar. Por otra parte, los criollos, la clase social rica que es dueña de las haciendas, que controla el comercio y explota los yacimientos mineros, se dividen frente a los hechos de la revolución. Para un grupo de criollos el hecho que los burgueses obtuvieran con la revolución el poder político, a través de las asambleas, era un ejemplo a seguir. Se elimina la designación de autoridades desde España, y el poder es traspasado a la clase rica, que en ese momento se considera como la única capaz de gobernar. Pero otro grupo de criollos, más ligados a la tradición peninsular, y sobre todo a la Iglesia Católica, se aterroriza frente a los procesos en contra de la clase noble francesa, sus breves juicios y la aplicación de la pena de muerte, en ejecuciones públicas usando la guillotina. El sector conservador en el primer Congreso Nacional, conocido como los  “realistas”, corresponde precisamente a ese grupo de criollos, en que el rey debía seguir siendo nuestro soberano. Un ejemplo de esta división se da en la familia Carrera, en que el padre Ignacio Carrera, es un conservador a favor del rey, y en cambio el hijo mayor José Miguel Carrera es un exaltado que busca la separación total de España.