Chile y la Reforma Agraria

La Reforma Agraria es uno de los proyectos de desarrollo social y económico más trascendentales que se llevaron a cabo en Chile durante la década de 1960 y comienzos de los años ’70.


Por sus implicaciones sociales, políticas, económicas y culturales la Reforma Agraria fue uno de los procesos más determinantes en la historia de nuestro país durante la segunda mitad del siglo XX. Como un antecedente para adentrarnos en el estudio de ella, es preciso señalar que en los inicios de la década de 1960 el 9,7% de los propietarios rurales controlaba el 86% de la tierra agrícola de Chile, y en contraste el 74,6% poseía sólo el 5,2% de la tierra.

La aplicación de la Reforma Agraria en Chile fue realizada en tres etapas que analizaremos a continuación: en primer lugar la denominada “reforma de los maceteros” (1963 – 1964); en segunda instancia la “etapa de los estructuralistas” (1964 – 1970); y la última etapa durante el gobierno de la Unidad Popular (1970 – 1973).

La Reforma Agraria se llevó a cabo mediante la aprobación de una serie de leyes que establecieron los aspectos legales del proceso de redistribución de las tierras agrícolas; entre las iniciativas legales más importantes podemos señalar la Ley de Reforma Agraria y la ley de Sindicalización Campesina, ambas promulgadas en el año 1967 con un Congreso dominado por la mayoría de la Democracia Cristiana.