El Declive del Partido Radical

De la misma forma que la derecha tradicional, desde fines de la década del ’50 la hasta entonces principal fuerza electoral del espectro político chileno, el Partido Radical, comenzó a experimentar una progresiva baja en la adhesión de la ciudadanía y para las elecciones de 1964 debió ceder su lugar a la Democracia Cristiana.


Es preciso indicar que un factor determinante en el colapso de los radicales fue su incapacidad para reconstruir la alianza con la izquierda y con ello la imposibilidad de recrear el Frente Popular, una estrategia electoral que les había granjeado el triunfo en las elecciones presidenciales de 1938, 1941 y 1946. La principal razón del declive radical fue su rompimiento con los partidos de izquierda debido a la promulgación, durante el gobierno de González Videla, de la Ley de Defensa de la Democracia.

Para los inicios de la década de 1960 los miembros más relevantes del Partido Radical abandonaron la institución y dieron forma a nuevas organizaciones políticas. En el año 1961, Jorge Arrate y Armando Arancibia se unieron al Partido Socialista; un novel Ricardo Lagos Escobar se declaró independiente; Genaro Arriagada se pasó a la Democracia Cristiana. En la década de 1970 la fuga de miembros del Partido Radical continúo con la salida de Julio Durán y Ángel Froibovich, quienes dieron vida a la Democracia Radical en 1970; y con la renuncia de los senadores Humberto Aguirre, Américo Acuña, Alberto Baltra, Luís Bossay y el diputado Eugenio Velasco, los que formaron la Izquierda Radical y que en 1971 adhirieron a la Unidad Popular.

En 1963 el radicalismo pasó a ser parte del gobierno de Alessandri pues este último se encontraba en una crisis de legitimidad política que le hizo conformar el llamado Frente Democrático, una alianza con la derecha de carácter electoral que fracasó rotundamente tras la aplastante victoria de la Democracia Cristiana en 1964, la que se produjo por una propaganda que instaba a votar por Frei ante el peligro de la arremetida de Allende y la izquierda marxista.