Fiesta Tapati – Isla de Pascua

En la lejana posesión chilena de Isla de Pascua, cuyo nombre nativo es Rapa Nui; se celebra en el mes de febrero una gran fiesta llena de competencias y bailes tradicionales.


La Isla de Pascua estuvo durante muchos siglos desconectada con el resto del mundo. Eso cambia a partir de la década de 1960, en que comienza la integración verdadera al Estado de Chile. Los vuelos comerciales se hicieron más frecuentes, y la ruta de navegación comenzó a pasar por la isla.

Origen del Tapati

En 1965 la presencia de arqueólogos de lugares muy lejanos del mundo, llevó a una valorización de la historia y tradiciones pascuenses. Los habitantes de la isla habían pasado por décadas de esclavitud, olvido y pobreza, todo lo cual era desmotivante, pero ahora el orgullo de ser Rapa Nui nuevamente florecía. En tal sentido en las dos primeras semanas de febrero de aquel año comenzaron a celebrar una fiesta nacional en que recuperaban sus antiguas tradiciones, y que se llamó Tapati, que en pascuense significa simplemente “semana”.

Las actividades

Se dividen en dos alianzas que competirán entre ellas, recordando las luchas de los clanes en el siglo XVI. Eligen una candidata a reina, por quien lucharán para ganar. En cada competencia un jurado neutral otorga puntajes.

Lo primero es ir a la laguna del Rano Raraku a obtener totora que será utilizada para la construcción de una balsa que en el mar deberá llevar a su reina, ésta nave con el nombre Vaka Tuai recuerda a los antiguos polinésicos que navegando llegaron un día a la isla.

La pesca

Las competencias comienzan con las habilidades para pescar. Deben hacerlo en alta mar, en la orilla y en forma submarina. El alimento del mar ha sido la base de la dieta pascuense desde siempre, por lo que esta competencia rescata lo que normalmente es el medio de sustento de los isleños.

Arte, música y gastronomía

La competencia artística se expresa a través de tallados en madera, muchas veces en tolomiro (un objeto pequeño de esta madera fácil puede llegar a costar 500 dólares). Los objetos representados reflejan las diferentes etapas históricas de la isla: los remos, los moais, el hombre pajaro, etc. También hay objetos en piedra volcánica que reproducen sus misteriosos moais y petroglifos, y finalmente en lo que a arte se refiere, en tiempos más recientes se han agregado expresiones en pintura, tanto mural como corporal, incluyendo tatuajes.

La música,interpretación y baile; son otro fuerte de las competencias. El baile ancestral de la isla es el Tamuré, una expresión muy compleja, pues los bailarines deben bailar y cantar a la vez, en un ritmo semejanza de los latidos del corazón. Otra expresión llegada a la isla hace unos 80 años es el samoano Sau Sau, el cual es más lento, pero a su vez más sensual.

La gastronomía se expresa en la preparación del curanto isleño, una preparación en un hoyo, en el cual se incluyen pescado, marisco, taro o papa dulce, plátano, etc.

Carreras

Las competencias físicas son seguidas con gran interés, no solo por los pascuenses, si no que también por los cientos de turistas que visitan en febrero la isla.

Las carreras a caballo ya son típicas. Este animal fue introducido en la isla hace poco más de 100 años. Se compite al estilo chileno, es decir en una larga franja de terreno.

Una competencia extenuante es el llamado triatlón pascuense: el Tau’a. Primero en el mar deben competir en tradicionales canoas de totora, impulsadas por sus remos; luego deben nadar hasta los islotes cercanos, volver, y ya en tierra correr cargando dos cabezas de plátano.

La competencia estelar es el Haka Pei, en cual solo personas en excelente condición física pueden participar. La idea es deslizarse por las muy verticales laderas del cráter Rano Raraku, hasta su laguna, en troncos de bananos, o bien en deslizadores hechos de totora. El equilibrio, junto con los buenos reflejos, son esenciales para no salir lastimado en esta competencia y ganarla. Cabe señalar que los competidores se deslizan a unos 80 kilómetros por hora, casi desnudos, con el cuerpo pintado con motivos ancestrales.

Un desfile y una reina

El cierre de las actividades tiene mucho de continental, es un desfile de carros alegóricos que recuerdan el pasado de Rapa Nui. También es una competencia en que gana quien más gente presenta. Por lo tanto los turistas son invitados a participar. De este modo nativos y foráneos vestidos con sus trajes típicos pascuenses, maquillados como los antiguos Rapa Nui, recorren el poblado de Hanga Roa. Al finalizar se corona a la reina ganadora.