Ibáñez tras el poder de Figueroa

En 1925 es elegido por mayoría absoluta Emiliano Figueroa Larraín, sin embargo quien realmente gobierna es el coronel Carlos Ibáñez.


Integrante del partido Liberal, el abogado Emiliano Figueroa fue casi toda su vida un destacado político. En 1910 gobernó como Vicepresidente de Chile durante la “fiesta del centenario”. En 1925 las circunstancias, y  no tanto su talento, lo llevarán a la Presidencia de Chile.

Elección de Figueroa.

En 1925 el Vicepresidente Luis Barros Borgoño organiza elecciones. Es una época muy conflictiva, pues el “León” Arturo Alessandri desafía al “Caballo” Carlos Ibáñez. Las tensiones son liberadas a través del nombramiento de un candidato de consenso, siendo la persona más adecuada para ello el antiguo congresista Emiliano Figueroa Larraín. Aunque su prestigio era grande por su trabajo como Ministro de Estado y como Vicepresidente en 1910, no tenía la capacidad de liderazgo suficiente como para opacar a los “monstruos” políticos de Ibáñez y Alessandri. Este candidato de consenso, de los partidos liberales, conservador, radical y democrático, es elegido con el 71% de los votos; muy por sobre su rival José Salas, de la Unión Social Republicana con un 28%.

Gobierno de Figueroa.

Figueroa tuvo que aceptar como Ministro de Estado al coronel Carlos Ibáñez, primero en la cartera de Interior y luego en Guerra. Figueroa no tenía programa político, a diferencia del Ministro Ibáñez que estaba lleno de ideas.

Lo primero fue hacer crecer el Estado, es decir  aumentar el número de funcionarios públicos. Aunque esto significa mayor burocracia, su idea era darle mayor capacidad controladora al Estado. De hecho creará la Contraloría General de la República, institución actualmente de rango constitucional, destinada a verificar la legalidad de los actos del gobierno.

En el tema obrero, comenzó el ordenamiento de las leyes referidas a las relaciones entre empleados y empleadores, a través de la redacción del Código del Trabajo, documento que desde entonces siempre es actualizado, y que es materia de estudio en colegios profesionales, técnicos e industriales. Sin embargo debió observar el paulatino cierre de las salitreras, con todas las dificultades de vivienda y empleo que ello significó para las ciudades del norte.

Como una forma de darle un mayor orden a las fuerzas policiales que había en el país, se funda el 27 de abril de 1927 Carabineros de Chile. Con esta fuerza pública militarizada el Ministro Ibáñez logró un poder imposible de contrarrestar. Esta obra es atribuida a Ibáñez, pues, en ese momento gobernaba Chile en su calidad de Vicepresidente, ya que el Presidente había renunciado. Sin embargo, la renuncia al Presidente Figueroa recién le fue aceptada una semana después de ser creada esta institución.

Lucha por el poder judicial.

En 1925 además de asumir Figueroa la Presidencia, su hermano Javier también lograba algo muy importante, ser el Presidente de la Corte Suprema. En 1927 ante el creciente poderío del Ministro Carlos Ibáñez se produce una contienda, en que Javier Figueroa intenta destituir al Ministro. No lo logra, y por el contrario, Ibáñez demostrando su poder logra que sea Javier quien sea el destituido. Ante estos acontecimientos el Presidente Emiliano Figueroa presenta su renuncia el 7 de abril de 1927, la cual le es aceptada el 3 de mayo de 1927, dejando en el gobierno al Ministro Carlos Ibáñez, quien a las pocas semanas es ratificado como Presidente en una muy poco transparente elección (oficialmente obtuvo el 100% de los votos válidos, pero un 30% del electorado no se presentó a votar).

Destino de Figueroa.

Lo más extraño de toda esta historia es que Emiliano Figueroa tuvo una misión muy importante en 1929 encomendada por el ahora Presidente General Ibáñez. Ésta consistió en la firma con Perú del tratado de paz que actualmente nos rige, y que significó el regreso de Tacna a Perú, y la propiedad de Arica para Chile. Emiliano Figueroa murió en Santiago en 1931, debido a una muy extraña causa en esa época: un accidente automovilístico.