Industrialización por sustitución de importaciones (ISI)

Conocido como el modelo ISI, la industrialización por sustitución de importaciones fue el camino iniciado por el Presidente Aguirre con la finalidad de aprovechar mejor nuestras materias primas.


Después de la Primera Guerra Mundial y la Crisis Económica Mundial de 1929 se llegó a la misma conclusión en varios países: no se puede continuar dependiendo de la venta de materias primas, hay que industrializarse.

Modelo ISI (Industrialización por Sustitución de Importaciones).

Industrializarse siempre ha sido algo ventajoso, ya que al producirse los bienes en grandes cantidades los costos fijos se reparten entre las unidades producidas, dando por resultado que el precio de venta es mucho menor. Por otra parte el tener industrias propias convierte a ese lugar en inmune a las crisis mundiales. Durante la crisis del 29 los países con economías autosuficientes, como lo era la de la Unión Soviética, no tuvieron problemas.

Llevar a la práctica la industrialización no es cosa fácil. Hay que decidir cuales son las materias primas que se van a utilizar; hay que buscar cómo reunir un capital, consistente en las maquinarias, el conocimiento de cómo usarlas, y el saber cómo llegar al mercado con lo producido. En una primera etapa se producirán bienes de consumo masivo, como el azúcar, pues no tiene gran complejidad tecnológica. En una segunda etapa se producirán bienes de capital, es decir aquellos más complejos como los electrónicos.

El caso chileno.

En 1928, cuando gobierna Carlos Ibáñez, se aumentan los impuestos a los productos importados, para así proteger a la naciente industria nacional. Las consecuencías fueron la falta de bienes y el contrabando, pues la industria chilena estaba lejos de poder satisfacer la demanda nacional. En 1939, ya gobernando Pedro Aguirre, se crea la CORFO, Corporación de Fomento Fabril, la cual está destinada a organizar nuevas industrias, bajo el principio económico de la ISI.

En forma muy lenta, afectados por la Segunda Guerra Mundial, se fue llevando a la práctica el modelo ISI, siendo las primeras empresas creadas:

ENDESA (1944): es la Empresa Nacional de Electricidad Sociedad Anónima. Su objetivo dotar de energía al desarrollo del país. Sin la electricidad era imposible soñar con industrias. Aprovechó las aguas cordilleranas para producir hidroelectricidad.

CAP (1946): es la Compañía de Acero del Pacífico.  Se instaló en Huachipato, cerca de Concepción, y también se contrataron los hornos de Corral, cerca de Valdivia. Fue todo un éxito, logrando satisfacer la demanda de acero, sobre todo para la construcción, que el país necesitaba.

ENAP (1950): es la Empresa Nacional del Petróleo. Su objetivo es encontrar, extraer y refinar el petróleo que se encuentra en el subsuelo chileno. La baja cantidad que se encontró convirtió a esta empresa en un comprador de petróleo de otros países, luego refinarlo y comercializarlo a distribuidores privados.

IANSA (1952): es la Industria Azucarera Nacional Sociedad Anónima. Es la más cercana al concepto ISI. En Chile había una gran materia prima para fabricar azúcar: la remolacha, la cual era desperdiciada. La empresa la convirtió en azúcar y el país dejó de importarla desde otros países.

ENAMI (1960):  la Empresa Nacional de Minería fue creada para dar apoyo a las pequeñas y medianas mineras, comprando su producto a precios no especulativos.

El resultado de la ISI en Chile no fue el esperado en cuanto a un despegue económico. En algunos países latinoamericanos se llegó a un 1,5% de crecimiento anual, en Chile la situación fue peor, un 0,9%. Luego de la primera etapa, nunca se llegó a la segunda, la de los bienes de mayor complejidad. Los intentos terminaron siempre fracasando. Chile no supo adaptarse a las nuevas tecnologías, como logró hacerlo por ejemplo Brasil, quedando sus proyectos de electrónica y automotriz limitados a productos de baja calidad y alto costo, que se sostenían solamente por una política arancelaria alta, un proteccionismo que en definitiva provocaba que las personas no pudieran adquirir bienes de calidad a bajo precio.