Jorge Alessandri: Cambio de Planes

El Presidente Jorge Alessandri debió cambiar su programa político económico debido al terremoto de 1960. Incluso tuvo que aceptar una reforma agraria a cambio de ayuda de Estados Unidos.


Los gastos extras del Estado por la reconstrucción después del terremoto de 1960 obligaron al Presidente Jorge Alessandri a modificar sus planes económicos. No era el momento de grandes reformas, sobre todo considerando que la industria del sur de Chile estaba literalmente en el suelo.

Derrota parlamentaria de Jorge Alessandri

En 1961 se realizan elecciones parlamentarias, en que la “derecha política” que apoya a Alessandri es derrotada. Nunca fue mayoría, pero ahora ni siquiera alcanzaba el tercio necesario para oponerse a los cambios que la izquierda y la democracia cristiana quisieran hacer. Buscando una solución pactó una alianza con el Partido Radical. Al hacerlo debió modificar su grupo de Ministros, reemplazando a sus “gerentes”, por políticos destacados que podían darle una mayor gobernabilidad al país, cuando ya se sentían las primeras protestas en su contra.

Para financiar el alto costo de la reconstrucción debió recurrir a créditos de la banca de Estados Unidos, y estos debían ser en condiciones suficientemente buenas como para poder después pagarse. La solución fue la Alianza para el Progreso, el acuerdo, del año 1961, exigía a Chile hacer cambios estructurales para evitar el surgimiento del comunismo. El punto clave era la propiedad agrícola, la cual mantenía estructuras coloniales. La hacienda chilena tenía grandes dimensiones, estaba subexplotada y las relaciones entre patrón y trabajador eran un potencial cultivo para el comunismo. En efecto, un campesino del tipo “inquilino” trabajaba prácticamente todos los días del año, no recibía un sueldo en dinero, ni era dueño de donde vivía. Se mantenía en nivel de ignorancia (sin alfabetización). Existía también el trabajador tipo “peón”, el cual era temporero, es decir se movía a través de las zonas rurales para trabajar durante un breve periodo de tiempo. Solo unos pocos empleados tenían algunos privilegios, como la educación y un sueldo. Dentro del pensamiento comunista los campesinos chilenos eran esclavos, o al menos sirvientes permanentes de sus patrones. El llamado “fundo” o Hacienda chilena era el mejor lugar para iniciar una revolución comunista.

La reforma agraria

Presionado ante la compleja realidad agrícola el presidente Alessandri decidió iniciar la Reforma Agraria. Para organizarla se creó la Corporación de la Reforma Agraria (Cora) y para ayudar a hacer más productivas las tierras de los nuevos “dueños” se crea el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP). De esta manera en 1962 se hace la primera repartición de tierras, en este caso estatales, que fueron asignadas a los campesinos que allí trabajaban. La Iglesia Católica, en un esfuerzo personal de Cardenal Raúl Silva Henríquez le siguió con la idea, pero a esta reforma se le conoce como la “Reforma Agraria del Macetero”, dada la poca cantidad de tierras reasignadas. Para hacerla más grande se necesitaba reformar la Constitución Política, y permitir de esta manera la repartición de propiedades privadas. (Esto se logrará en el gobierno siguiente).

Desarrollo industrial

Con los recursos obtenidos no solo se trabajó en la reconstrucción, sino que se recapitalizó algunas industrias. Se destaca entre ellas las pesqueras en el norte del país, que buscaron rescatar los puertos que habían entrado en receso debido a la baja en la producción de salitre. Y en el sur de Chile, se potenció ENAP (Empresa Nacional del Petróleo), la cual logró abastecer el 75% de las necesidades de combustible en Chile, lo cual resulta explicable debido al bajo número de automóviles y que se generaba electricidad utilizando el carbón o el agua como fuentes de energía; en otras palabras por el bajo consumo de hidrocarburos que el país todavía tenía.

Televisión y unidad nacional

En un esfuerzo que mezcla la necesidad de respaldo público que un gobierno necesita, y el natural progreso de una nación; Chile da inicio a sus transmisiones de televisión, a través de una ley que limita la propiedad de las emisoras a las Universidades. De esta manera Alessandri intenta frenar el fuerte consumismo que el medio estaba generando en países como Estados Unidos. Y como país se organizó el Mundial de Fútbol, el cual fue realizado en forma modesta, pero cumpliendo con lo necesario; tal cual lo prometió Alessandri tras el terremoto de 1960 en que se abrió la posibilidad de no organizarlo. El sentido de nación chilena se amplificó, y hasta el día de hoy la selección chilena es un símbolo de unidad nacional.